Educar en Pandemia: Fortalecer la educación a distancia

19 Octubre 2020

Mientras la pandemia Covid-19 no sea erradicada, la educación a distancia ha sido la alternativa para continuar el proceso educativo de los estudiantes. Para ello se hace necesario potenciarla para que pueda ser efectiva y tenga un impacto positivo en el proceso de aprendizaje.

En medio de la tensa discusión en torno al retorno de las clases presenciales y la re-apertura de los establecimientos educacionales, el Ministro de Educación, Raúl Figueroa, insiste en la necesidad de volver a la presencialidad para revincular al estudiante con la escuela, de lo contrario la deserción escolar para este año puede ser histórica. En agosto pasado, el 10% de los alumnos no tuvo ningún tipo de contacto con su establecimiento y el 20% que le sigue tuvo un contacto bajo. Por eso, la suspensión de clases amplifica las brechas de aprendizaje. Esto es significativo, que en un momento en que la equidad está en el centro del debate público, aún existan ciertas resistencias a volver a abrir las escuelas, que es un mecanismo para combatir la desigualdad.”

Otro argumento para la insistencia en la vuelta de clases presencial desde la autoridad pública es que la mitigación de la pérdida del aprendizaje a través de la educación a distancia es baja, tomando en cuenta factores como acceso a dispositivos útiles para acceder a formación y capacidad de estudiar independientemente. Se estima que la educación a distancia solo mitiga el retroceso educativo debido al cierre de las escuelas desde un 6% para los estudiantes de establecimientos municipales y un 35% para establecimientos particulares pagados.

Pero numerosas voces apuntan que la ineficacia de la educación a distancia se debe a la improvisación forzada por la emergencia y las pocas capacidades instaladas en los usuarios finales, especialmente profesores, para diseñar e actividades educativas en línea coherentes y significativas.

Durante el lanzamiento de un estudio sobre la pérdida educativa en el país debido a la disrupción de la pandemia Covid-19, João Pedro Azevedo, Economista Principal de Educación del Banco Mundial, destacó que “resulta esencial fortalecer la efectividad de la educación a distancia, evaluar los aprendizajes que deben recuperarse, desarrollar medidas académicas y pedagógicas para remediar las pérdidas de aprendizaje una vez que el sistema educativo se reestablezca y apoyar el bienestar socioemocional de la comunidad escolar”. Asimismo, Emanuela Di Gropello, Gerente de Educación para América Latina del Banco Mundial agregó que “esta crisis puede también ser una oportunidad para fortalecer los sistemas educativos, mediante la construcción de un sistema más resiliente y flexible a las necesidades de los alumnos. Esto lo pueden hacer integrando las innovaciones tecnológicas desarrolladas durante la crisis para responder mejor a las necesidades de los grupos más vulnerables y de estudiantes con distintos niveles de aprendizaje”.

Cabe destacar que la preocupación de fortalecer la efectividad de la educación a distancia es una preocupación instalada. El propio ministro Figueroa se enteró y agradeció los esfuerzos de numerosas organizaciones de la sociedad civil que de manera voluntaria han volcado sus energías para mantener activa la educación a distancia durante el cierre de las escuelas utilizando de forma innovadora herramientas y nuevas procedimientos de implementación.

La cobertura de acceso a la educación a distancia es una primera preocupación. El mismo estudio del Mineduc y Banco Mundial señala que solo el 40% de los escolares chilenos es parte de establecimientos que han entregado formación a distancia de manera masiva durante la pandemia, lo que baja al 27% en las escuelas más vulnerables. Por ello es fundamental potenciar y realizar un esfuerzo decidido a que las escuelas puedan tener la mejor conectividad posible con sus estudiantes. En ese contexto aparece primordial ayudar con planes de datos a los profesores para que puedan conectarse con sus estudiantes.

En este aspecto sí hay coincidencia entre el ministerio y el Colegio de Profesores. El presidente de dicho gremio, Mario Aguilar, considera que "al menos por este año, el Ministerio de Educación debe focalizar sus esfuerzos en mejorar la educación a distancia, mejorando la conectividad de los alumnos que no la tienen, con entrega de internet gratis y de dispositivos con la capacidad de soportar formatos de videoconferencia. El apoyo debe ser directo a las familias y también a los docentes que no tienen el equipamiento necesario y que, de manera muy precaria, han estado realizando las clases a distancia".

El ministerio no ha considerado este apoyo directo, y sigue dando prioridad a la infraestructura de conectividad en los colegios tras haber lanzado la iniciativa Conectividad para la Educación 2030, que pretende ampliar cobertura de conexión a Internet a más de 10 mil establecimientos educacionales en 70 zonas del país.

El académico de la Facultad de Educación UC, Fernando Murillo, cree que se requiere urgentemente tomar medidas en relación a la educación a distancia. Señala que un aspecto importante es trabajar en grupos pequeños y que, en vez de que el profesor esté a cargo del curso completo, que por lo general son 45 alumnos, dividir por la mitad o en tercios, que sean en grupos de ojalá no más de 20, porque eso lo hace mucho más manejable.

La retroalimentación efectiva y oportuna es otro aspecto primordial a fortalecer. La retroalimentación puede ser un comentario por escrito o por voz, hay muchas formas de ir dando una indicación de cómo se está haciendo el trabajo; en los más chiquititos, el uso de stickers, todos ésos son métodos para dar información respecto de cómo vas avanzando, y que le permite al estudiante saber que el profesor está al tanto de lo que está haciendo.

La retroalimentación es primordial para fortalecer el vínculo afectivo entre profesores y estudiantes durante la educación a distancia, aspecto clave para un impacto positivo en el rendimiento escolar. Es importante no perder de vista la necesidad de mantener un vínculo más humano, no solo como transmisor de contenidos, dejar espacios para poder escuchar cómo está cada alumno, que es un primer paso para estar en condiciones de avanzar a la discusión de conceptos disciplinarios.

En paralelo, se deben potenciar las habilidades de estudiantes para trabajar con mayor autonomía, pues la educación a distancia requiere que el estudiante pueda aprender de una manera más autónoma y advierte que esa capacidad va decreciendo en el tiempo. Por ejemplo, se pueden poner a disposición ciertos materiales que los estudiantes puedan seleccionar de acuerdo a sus propios intereses; o proponer un recorrido de trabajo que permita que el estudiante pueda ir a su propio ritmo, pero con marcadores que le permitan ir recibiendo retroalimentación cada cierto tiempo.

Otra recomendación para potenciar la autonomía y la retroalimentación en el contexto de la educación a distancia es trabajar fuertemente desde la evaluación formativa, enfoque centrado en evaluar el proceso de aprendizaje, más que la medición sus resultados. Para ello se recomienda trabajar con estímulos que sean atractivos y cercanos a los estudiantes, y que las actividades de aprendizaje esté vinculado con el contexto del hogar, trabajar con problemas que a los alumnos les haga sentido y despierte su motivación, Por ejemplo, el aprendizaje basado en proyectos es una metodología que permite que puedan ubicar una pregunta significativa para el contexto en que están y, desde ahí, tener experiencias de aprendizaje.

También se aboga por aprovechar mejor los textos escolares, pues es un recurso que gran parte de los estudiantes poseen en sus hogares, pero han sido mu subutilizados durante la pandemia. Dado que gran parte de los estudiantes no tienen acceso o poseen un acceso restringido a las plataformas digitales, es un recurso de calidad que está instalado y que permite el avance de manera ordenada. En este proceso de transición a la educación digitalizada se hace urgente buscar una forma de integrar los recursos impresos disponibles para afrontar las brechas digitales.

Todas estas recomendaciones buscan potenciar una educación a distancia que, más allá de la re-apertura de las actividades presenciales en la escuela, ha llegado para quedarse para afrontar el desafío de Educar en Pandemia.


Accesos panel

Buscador de Leyes - BCN Ley Chile


Objetivos de desarrollo sostenible

Constitución Política de Chile

Texto actualizado y completo de la Constitución Política de Chile de 1980.

Ley Fácil

Atención preferente en salud a personas mayores o con discapacidad

Informa sobre los derechos preferentes en salud que tienen las personas mayores de 60 años y aquellas que están en situación de discapacidad.