Liceo Parroquial San Antonio Gomez Carreno -VIÑA DEL MAR - Región de Valparaíso
Título iniciativa: Reforma del impuesto al combustible


Chile tanto en el pasado como en la actualidad se ha visto afectado por diversos tipos de catástrofes naturales. Específicamente en el año mil novecientos ochenta y cinco el país se vio perjudicado por una catástrofe que dejó más de novecientos mil afectados con vastos daños materiales. Debido a este siniestro el gobierno de turno decide implementar un impuesto especifico a los combustibles para hacer edificaciones y levantar el país. Sin embargo han pasado treinta y dos años de aquella implementación. Es por esto que creemos que este impuesto en la actualidad debe ser enfocado en otros ámbitos. Estos son por ejemplo en el área de la salud área social área de la educacion y por sobre todo frente a cualquier eventualidad. El objetivo de nuestra reforma es destinar aquellos fondos en todo lo ya mencionado para así crear mejoras a nivel nacional con un vasto capital el cual nos vemos abastecidos.

DESCRIPCIÓN DEL PROBLEMA

Actualmente todas las personas que posean y/u ocupen algún vehículo motorizado se ven obligadas a pagar el impuesto específico al combustible.

Cabe destacar que este impuesto se basa en la en la paridad de importación y esté a su vez varía según el precio del dólar y el peso.

La modificación a la ley Nº20093 en el 2008, provoca que los impuestos sean los siguientes:

Gasolina de 93 octanos: 6,47 UTM/mt³

Gasolina de 97 octanos: 6,6 UTM/mt³

Petróleo Diesel: 2,1 UTM/mt³

Gas Licuado para uso vehicular: 1,5795 UTM/mt³

Gas Natural Comprimido para uso vehicular: 2,2 UTM/1000mt³

El alto precio al combustible y el hecho de que se desconozca con qué fin se ocupa el impuesto provoca descontento, sobre todo en organizaciones como la AUCH, las cuales alegan, valga la redundancia, que el impuesto es excesivo e injustificado.

Como equipo del Liceo Parroquial San Antonio de Viña de mar proponemos modificar la ley Nº 20.093 definiendo y especificando el fin que tendrá la recolección del impuesto, enfocándonos en el desarrollo social de los chilenos.

Haciendo una serie de cálculos en los que se toma como ejemplo el Hyundai Accent (auto más vendido en Chile durante el 2015) y se estima que la cifra de vehículos es 4.751.130 se puede calcular que la recaudación del impuesto al combustible es de $2.437.885.572.210(pesos chilenos); lo que equivale a US$3.648.273.158.

Nuestro equipo pretende que el dinero recaudado se destine a:

En materia de desarrollo social:

Se quiere destinar el 70% de los recursos recolectados a causas de tipo social (educación, salud, vivienda u otros), es decir, US$2553791211.

En materia de salud los fondos se destinarían a la creación de hospitales y consultorios, tanto, en lugares en los que hay saturación de pacientes y zonas urbanas que no posean centros médicos. Si se toma en consideración al Hospital Gustabo Fricke cuya construcción inicio en el 2013 y cuyo costo supone US$ 500 millones, se puede decir que el dinero alcanza para hacer 4 centros de alta complejidad a lo largo de Chile, cosa que mejoraría la calidad de atención y acortaría los tiempos de espera para que las personas puedan atender sus problemas médicos.

En cuanto a educación se pretende financiar programas de escolaridad para entregar una educación de calidad, dar flexibilidad a los estudiantes en situación de riesgo y disminuir la deserción escolar.

En el plano de la vivienda, se ocuparán recursos para la construcción de viviendas sociales y proyectos urbanos para mejorar la vialidad de las ciudades.

Por ultimo en el ámbito deportivo y de ocio, se implementarían proyectos para la creación de nuevos centros polideportivos, bibliotecas y plazas, para de este modo fomentar la cultura y salud de la ciudadanía chilena.

Materia de catástrofes naturales

En chile año a año se presentan diversas catástrofes naturales entre las cuales están: erupciones volcánicas, sequías, terremotos, tornados, aluviones, tsunamis e incendios.

En vista y consideración de estos acontecimientos, proponemos la destinación del 30% del presupuesto anual obtenido con el cobro del impuesto específico del combustible, es decir, US$ 1094481947 aproximadamente, a un fondo monetario fiscal al cual se recurra en caso de ocurrir alguna catástrofe mencionada anteriormente, para invertir en la reconstrucción de obras públicas o en otras materias de carácter urgente para el país.

Tomando como ejemplo, la construcción de 229 viviendas sociales por un poco menos de UF 60.000, unos 1.450 millones de pesos (según la Municipalidad de Puerto Montt). Para estos casos se tendrá un fondo gubernamental que guardará el dinero en arcas fiscales en los periodos en que el país no sufra alguna catástrofe que obligue a desviar estos fondos con un fin de reconstrucción.

Para llevarlo a cabo, proponemos las etapas de nuestra segunda solución:

Etapa de registro de datos: En esta etapa, donde las autoridades, tendrán que observar y adquirir datos de los DAMNIFICADOS, teniendo como plazo máximo 30 días, para que de ésta forma, se pueda delimitar el uso del I.E.C.

Etapa de adquisición: (REPARTICIÓN DE RECURSOS) Es en esta etapa, donde las personas se hacen beneficiadas por el I.E.C, haciéndole llegar comida, agua potable, y viviendas. El estado tiene que hacerse cargo de destinar dinero a la Municipalidad de la comuna afectada, dónde esta se ocupará de entregar los víveres. Por otro lado, también debe definir qué empresa será la responsable de concretar dichas viviendas, mediante licitación.

Etapa de evaluación: Aquí es donde se evalúa lo realizado. Esto tiene que llevarse a cabo en una asamblea, en donde se discuta el plan de acción, para sacar conclusiones sobre si lo realizado, fue realmente concreto, o quedaron cosas pendientes por resolver. Esto será denominado como asamblea extraordinaria.