Liceo Catolico Atacama -COPIAPO - Región de Atacama
Título iniciativa: Mensaje Presidencial. Modificación Ley del Deporte 19.712 del 30 de Enero del 2001


Fundamentos
Para llegar a ser deportista de alto rendimiento según Nelson Carreño, académico de la Facultad de Ciencias
de la Actividad Física de la Universidad San Sebastián, deben tener talento deportivo; dedicación diaria a la
práctica deportiva, siendo su principal actividad (en el caso de un deportista profesional, la única); representar
a su país como seleccionado en competencias internacionales; y obtener resultados deportivos a nivel nacional
y/o internacional. Su preparación comienza en edades tempranas, antes de los 10 años, debiendo enfrentarse
desde pequeños a tener que compatibilizar diversas actividades que son parte de su formación, dentro de
ellas: la académica.
Por otra parte, en nuestro país existe el problema del financiamiento para el deportista, sobre todo si estamos
hablando alta competencia. La gran mayoría de los jóvenes deportistas no tiene apoyo económico para sus
promisorias carreras. Al no contar con políticas donde sea el Estado (y no un gobierno) el que aporte en este
sentido, deben ser sus propias familias las que deben asumir los costos que implica entrenar y competir.
Además, prácticamente no existen facilidades que permitan compatibilizar el tiempo de los estudios con las
horas de entrenamiento y competencia. Muchos descuidan sus estudios, o al revés; deben dejar la práctica
competitiva del deporte por privilegiar sus estudios.
Una de las instituciones que brinda la posibilidad de conciliar los estudios y el deporte es el ‘Centro de
Educación para Deportistas de Alto Rendimiento’. Aquí se ofrecen los servicios de acceso al colegio a través
de Internet para alumnos y apoderados, clases presenciales o a través de Internet con guías, ejercicios,
pruebas y contenidos de cada unidad, además de docentes preparados para trabajar con niños deportistas. La
matrícula del modo presencial vale 250 mil pesos, y su valor anual tiene un precio de $1.700.000 (casi como
una carrera universitaria). Por su parte, la modalidad on-line tiene un costo anual de 950 mil pesos, y una
matrícula de 150 mil pesos.
Por su parte, el Instituto Nacional de Deportes tiene su ‘Centro de Alto Rendimiento’ (más conocido como
CAR), ubicado al costado oriente del Estado Nacional, y tiene como finalidad otorgar una ayuda integral a
deportistas de elite, contemplando asistencia física, técnica, deportiva, sicológica y social.
En Arica, el Club Deportivo de la Universidad de Tarapacá, en abril pasado, inauguró la inscripción para
estudiantes básicos y secundarios con el fin de fomentar la actividad física.
De todas maneras, la mayoría de los colegios no tiene implementado un sistema dar facilidades de tiempo para
que sus estudiantes que tengan una vocación y una formación de deportistas, puedan conciliar ambas
actividades.

Proyecto de Modificación de Ley
El deporte en nuestra sociedad definitivamente es un tema pendiente. La ausencia de políticas oficiales
definidas hacia el fomento de esta actividad es una deuda que debemos saldar. Es por esto que nos
preguntamos si existen las posibilidades reales de ser estudiante y deportista a la vez, rindiendo en ambas
actividades de manera exitosa, por esto proponemos:
Introdúzcanse las siguientes modificaciones a la ley 19.712 Ley del Deporte, en su Artículo 5, en el que
se señala, específicamente, en su párrafo 5:
“Las instituciones de educación media y superior fomentarán y facilitarán la práctica del deporte por parte de
sus alumnos, incluyendo a aquellos en situación de discapacidad, además de crear becas de acceso a
deportistas destacados en dichas instituciones. A ellos se deberá otorgar las facilidades necesarias a fin de
hacer compatibles sus estudios con la práctica intensiva del deporte, traduciéndose esto en ajuste y
calendarización temprana de sus procesos evaluativos, proporción y adecuación de material
pedagógico para facilitar sus estudios y flexibilización curricular primando el desarrollo de Objetivos
de Aprendizajes en las distintas áreas de formación, de tal manera, que permitan un adecuado y
contextualizado proceso de enseñanza y aprendizaje. Aquellas instituciones de los niveles
mencionados, recibirán subsidios o aportes del Estado, con el objetivo de establecer sistemas
permanentes que permitan a los alumnos designados como seleccionados regionales o nacionales por las
respectivas federaciones, hacer compatibles sus actividades académicas con los programas de entrenamiento
y participación en las competiciones deportivas. La existencia de dichos sistemas será requisito obligatorio
para todas las instituciones de educación media y superior que postulen a la asignación de recursos por parte
del Instituto Nacional de Deportes de Chile destinados al financiamiento de proyectos deportivos de cualquier
tipo”.