Colegio Mater Dei De Coyhaique -COIHAIQUE - Región de Aysén
Título iniciativa: Sistema de Ingreso Universitario Propedeutico SIUP


Consideramos que la Prueba de Selección Universitaria (PSU) es nociva para la educación en distintos ámbitos. En primer lugar, desvirtúa la educación, pues los colegios preparan a sus alumnos sólo en virtud de esta prueba. En segundo lugar, discrimina a partir del origen social de los alumnos, pues los mejores puntajes provienen de colegios particulares, generando un nicho económico para los preuniversitarios. Por último, favorece el conocimiento memorístico en vez del desarrollo de habilidades.
El sistema de ingreso universitario (SIUP) consiste en una iniciativa basada en impulsar el ingreso a la universidad de manera inclusiva, equitativa y diversificada. Consiste en tres cursos realizados en un mes, serán clases intensivas de cada materia las cuales serán evaluadas al finalizar el ciclo. Dependiendo del puntaje del estudiante, tendrá alternativas universitarias.
Fundamentación.
Desvirtúa la educación, pues los colegios preparan a sus alumnos sólo en virtud de esta prueba.
La PSU evalúa los aprendizajes de la enseñanza media. El profesor de asignatura no-PSU pierde alrededor de un tercio de sus clases en actividades ajenas a su curso y los profesores de asignaturas PSU que intenten enseñar algo que no entra en la prueba se arriesgan a ser linchados por sus alumnos y, si sobreviven, por los padres de esos alumnos. Los resultados PSU se publicitan con orgullo en insertos en los medios y pendones en las fachadas de los colegios y son considerados oficialmente como índice de calidad de un colegio. En una ironía macabra, dado el escaso valor predictivo de la PSU respecto del rendimiento universitario, los colegios ni siquiera preparan para la Universidad, sino para la prueba de ingreso. Poco o nada de aquello a lo que dedicaron tantas horas de trabajo les servirá allí dentro. Los preuniversitarios no hacen más que aprovechar este panorama. Es su nicho de mercado o económico.
Las explicaciones disponibles para tan curioso fenómeno son solo dos: que la prueba se entrena, y no refleja, por lo tanto, lo que el alumno realmente sabe sino su habilidad para responderla, en cuyo caso tenemos un grave problema de diseño del test, o bien que aquello que es necesario saber se puede aprender en un par de meses intensivos, en vez de cuatro años en jornada completa, en cuyo caso tenemos un (aún más grave) grave problema de currículum y de calidad docente. Probablemente haya un poco de ambas.
Así las cosas, en un contexto en que se está erradicando el lucro incluso de los jardines infantiles, el preunivesitario se constituye como el non plus ultra de la mercantilización de la educación y de la discriminación por ingresos. En esta lógica, el que paga, tiene éxito, y mientras más pague, mejor. al mundo. Bastaría con un sistema que evaluara lo que cada universidad saben que es necesario para tener éxito en ella; de paso, recuperaríamos un enorme espacio de libertad de educación, porque la prueba estandarizada es el mecanismo de control curricular.
Discrima a partir del origen social de los alumnos, pues los mejores puntajes provienen de colegios particulares.
Países como Cuba y Finlandia demuestran una nula relación entre educación y desigualdad social. Resultados de pruebas, entre ellas el SIMCE, tienden a marcar una tendencia más o menos similar, demostrando así que la PSU sólo refleja las desigualdades existentes en el país y en su sistema. Existen brechas muy grandes, por ejemplo, una comparación (investigación realizada por el doctor en psicología Jorge Manzi Astudillo) entre un recinto público y uno privado arrojó 139 puntos de diferencia, lo cual es equivalente a 15 preguntas correctas, o visto desde otra perspectiva, un año de escolaridad más.
Genera un nicho económico para los preuniversitarios.
La estructuración de los contenidos que se pasan en los preuniversitarios apela a que el alumno promedio chileno el cual posee el poder adquisitivo de poder pagarlo, se someta bajo ese programa. Por lo cual, los preunuversitarios dan a creer a los jóvenes, que en un año aprenda todo lo que no aprendió en cuarto año de enseñanza media, demostrando que este sistema, no es nada más que un negocio.
Favorece el conocimiento memorístico en vez del desarrollo de habilidades
Este punto es quizás una de las mayores contradicciones que tiene esta prueba. En los colegios, sobre todo en la enseñanza media, es probable que los alumnos sean bombardeados de materia en cada área, sin tener en cuenta que la PSU lo que mide finalmente son habilidades, es decir, la aplicación de la materia. En muchos colegios solamente se preocupan de lo teórico y no de lo práctico, por lo que se genera un problema. Generando así, argumento a favor para decir que hay que eliminar PSU como método de evaluación de ingreso a las universidades.



LEY SIUP

Párrafo 1: Objetivo

Art. 1.- El objetivo principal del SIUP es instaurar un sistema menos discriminatorio para el ingreso universitario inclusivo y diversificado.

Párrafo 2: Descripción

Art. 2.- Cada carrera ofrecerá 3 cursos intensivos de verano.
Art. 3.- La duración de los 3 cursos se extenderá durante 4 semanas de enero, de lunes a viernes con 7,5 horas semanales cada asignatura.
Art. 4.- En el sistema propedéutico se impartirá las pruebas que se impartan en los propedéuticos serán homogéneas.
Art. 5.- El consejo de rectores será el organismo encargado de definir los contenidos de cada curso.
Art. 6.- Los profesores que dictan los cursos de propedéutico serán doctores que hayan obtenido su grado gracias a una beca estatal, cuya labor será ad honorem.

Párrafo 3: Ingreso

Art. 7.- Las inscripciones se realizaran vía web en agosto.
Art. 8.- Cada carrera ofrecerá un numero definido de cupos, los estudiantes que obtengan el mayor promedio de los respectivos cursos ingresaran automáticamente a la carrera.
Art. 9.- El puntaje: El desglose total del puntaje dependerá de las siguientes ponderaciones:
Se realizaran dos pruebas durante los cursos, de las cuales la primera tendrá una ponderación de un 40% y la segunda o final un 60%. Este total obtenido corresponderá al 90% del puntaje total y el otro 10% corresponderá al NEM.
Art. 10.- Ningún alumno podrá estar inscrito en más de un propedéutico a la vez.

Párrafo 4: Financiamiento

Art. 11.- El costo que se les cobrara a los alumnos del propedéutico será el mismo que se cobra por la PSU, los cuales servirán para pagar los gastos operacionales de las carreras.