Colegio Humberstone -IQUIQUE - Región de Tarapacá
Título iniciativa: Centro regional de investigación y divulgación de desastres naturales y antrópicos (CIDNA)


DESCRIPCIÓN:
Chile a lo largo de su historia ha sido golpeado por una diversidad de desastres tanto naturales como antrópicos, los riesgos que tenemos en nuestro país son a gran escala y diferentes en cada unas de sus regiones. Según el economista Alejandro Valdebenito, el país tiene una frecuencia de emergencia de 3.5 en catástrofes; esto haciendo referencia que en promedio los chilenos vivimos algún tipo de emergencia (desastre natural, catástrofes, entre otros) en cada trimestre del año y, en ocasiones, todas al mismo tiempo.
Actualmente, en Chile existen los organismos con el deber y compromiso de ejecutar y coordinar actividades destinadas a la mitigación, alerta, respuesta, prevención y, claramente, difusión de emergencias en desastres naturales. En este último tiempo, hemos podido observar que la mayoría de estas organizaciones no llegan a realizar estos puntos mencionados; debido a la casi nula regulación constante de estos organismos.
Chile con su forma alargada y angosta, geográficamente tiene una variedad de paisajes, y, por lo mismo, diferentes tipos de catástrofes. Para solucionar estos problemas, el gobierno cuenta con organismos encargados de estos desastres. A pesar de esto, las instituciones no son completamente eficaces, ya que ellos al ser dependientes de otros organismos investigadores deben esperar a que se les autorice para comenzar con los protocolos a seguir en estos casos de emergencias. Por último estos procedimientos se definen de larga duración, debido a que el organismo encargado no tiene la suficiente autonomía para decidir por sí mismo, sino que está supeditado a una orden del gobierno central.
Por otro lado, creemos que socialmente no existe una educación ciudadana al momento de enfrentar situaciones de riesgo, emergencia y desastres antrópicos. Los habitantes no son conscientes de lo significativas que pueden ser las consecuencias de estos desastres; ya sea para nuestra infraestructura, nuestra economía e incluso para nuestra sociedad. La responsabilidad de educar a los ciudadanos recae principalmente en estos organismos, pero como podemos observar, no se están cumpliendo tales objetivos en las instituciones idóneas para guiar y educar para este fin.
FUNDAMENTACIÓN:
Elegimos este tema por la notoria deficiencia mostrado por parte de estos organismos encargados de la difusión pública, deficiencia que marcó en la encuesta de Adimark Gestión de Gobierno Abril 2015; convirtiéndose la Onemi en el organismo peor evaluado tras las lluvias del 24 y 25 de marzo en el norte del país, cifra incluso menor al 44% de aprobación en su gestión que tuvo el organismo dependiente del Ministerio del Interior en el terremoto del 27 de febrero de 2010, y ampliamente inferior al 76% de evaluación positiva que obtuvo tras el terremoto de 2014.
Además, estamos convencidas que los organismos se deberían centrar más en la etapa inicial de prevención e investigación de desastres humanos o naturales, en vez de gastar millones de dólares en intentar levantar el país tras estos. Por lo mismo, queremos que CIDNA sea un centro preventivo, y destinado a generar saberes especializados para comprender desastres naturales y antrópicos que permitan al país estar preparado para cualquier ocasión en relación a los desastres.
El bien común que esperamos obtener con nuestro proyecto de ley es que todos los chilenos podamos estar al tanto de los riesgos que podemos tener en nuestra comunidad, poder prevenir en todo momento y saber cómo reaccionar en caso de que ocurra alguna catástrofe. Estos centros llamados CIDNA generarán un gran beneficio a los ciudadanos, instituciones, medios socio económicos y sistemas sociales, gracias a ello se generará libertad, seguridad, prosperidad e interés para todos.


PROYECTO DE LEY:
CIDNA corresponde a una creación de ley, que nace como una moción parlamentaria debido a las distintas realidades regionales. Nuestra moción de ley tiene un carácter exclusivamente legal, ya que no provoca modificación alguna en nuestra constitución.
CIDNA tendrá por objetivos distinguir todos los posibles riesgos que se presenten en las regiones a lo largo del país. Como segundo objetivo se va a encargar de reaccionar inmediatamente ante catástrofes paralelo al gobierno central, pero con mayor rapidez y eficacia, trabajando de manera completamente autónoma. Como tercer y último objetivo, generar cultura preventiva en la población a través de talleres, charlas, cursos impartidos a instituciones públicas, privadas, educacionales, etc.
CIDNA estará bajo la tutela de universidades regionales, y dependerá de ésta en la parte investigativa; por el otro lado tendrá tutoría del Consejo Regional (CORE) en tema administrativo, además de que éste se encargará de fiscalizar nuestro centro regional de investigación y divulgación de desastres naturales y antrópicos.