North American College -ARICA - Región de Arica y Parinacota
Título iniciativa: MODIFICACIÓN A LEY QUE CREA EL CONSEJO NACIONAL DE TELEVISIÓN (LEY 18.838)


La televisión abierta es el medio de comunicación más consultado por los ciudadanos de nuestro país. Como equipo queremos modificar todo lo que tenga que ver con lo que se transmite en estos canales como lo es el cambio de hora para el comienzo de la hora de adultos de 22:00 a 23:00, también nos gustaría expandir los horarios culturales. Principalmente nos gustaría cambiar el switch de la televisión chilena ya que mayoritariamente no se expone en horarios de alto rating nada educativa para los niños que se están formando y la juventud que ya creció con esto. Nos parece una ofensa total el hecho de que adolescentes prefieran ver un reality show antes de algún programa educativo y dinámico. Si bien aquellos programas pueden demostrar un humor fácil y a la vez denigrante y vulgar. No es una programación apta para menores de edad, mucho menos para niños o adolescentes en pleno desarrollo intelectual y búsqueda de identidad.

Moción: Modificar Ley 18.838 que da creación al Consejo Nacional de Televisión.
Todos sabemos que la televisión abierta es el medio de comunicación más consultado por todos los ciudadanos de Chile. Este medio está siempre presente en nuestra vida diaria sea como sea. Según la encuesta del CNTV del 2014, el 58% de los televidentes declara consumir televisión mientras come, un 48,5% mientras dormita o descansa mientras que un 36,3% lo hace mientras realiza las labores del hogar. Es decir, siempre está presente. Informa y a la vez entretiene. Aunque, existen también discursos críticos acerca de la actual labor que desempeña la televisión abierta en ciertos aspectos de nuestra sociedad, por no decir todos, obviando en la mayoría de los casos su labor educativa y cultural, enfocándose en un solo contenido genérico de programas digeribles con poco contenido en estas áreas, tales como Reality Shows, siendo estos populares entre jóvenes, niños y adultos.
Este acertado punto de vista nace de los datos entregados por la última encuesta del CNTV anteriormente mencionada, donde un 55% de los encuestados piensa que la T.V influye en la opinión y comportamiento de las personas, mientras que un 54% piensa que da tema para conversar, un 44% piensa que ésta influye negativamente en las personas y por último que un 40% está convencido de que la televisión abierta tiene un nulo aporte en la educación de los ciudadanos. Asimismo, dicha encuesta admite que existe un 35% de insatisfacción de los consumidores de televisión, con lo que propone la parrilla programática de la televisión abierta nacional. Los argumentos que expresan la insatisfacción se centran en el rechazo a que la T.V. abierta actual contiene un excesivo contenido en temas de farándula, tales como los anteriormente mencionados Reality Shows. Estos programas en los cuales se exponen problemáticas personales de personajes de nuestra socialité actual, análisis poco mesurados acerca de acciones y la vida privada de las personas, además de juicios de valor superficiales y de poca relevancia en comparación a temas de interés nacional, existe también poca satisfacción con la programación en sí misma, ya que es poco variada, repetitiva, poco innovadora y en mucho s casos carece de programas con contenido cultural y educativo, siendo estas dos últimas áreas las que se asoman como las principales expectativas dentro de lo que debería contener la programación de la T.V. abierta.
Para poder enfrentar este tipo de problemáticas, la legislación actual, delega las funciones de fiscalización y administración de todo lo referente a la televisión abierta al Consejo Nacional de Televisión, ente que debe velar que las disposiciones planteadas por la ley 18.8382 y la ley 20.570 sean cumplidas en su totalidad, en lo que respecta al contenido, horarios, programación y aspectos legales de lo que se muestran en la televisión abierta de nuestro país. Es de esta forma que la ley dispone que las concesiones o canales de televisión abierta deben transmitir a lo menos 4 horas diarias de programas netamente culturales y educativos, de las cuales 2 horas deben ser transmitidas en horario de alta sintonía, (lunes a viernes de 18:30hrs a 00:00hrs), y las dos horas restantes de lunes a viernes entre 09:00hrs y las 18:30hrs, lo que desde nuestro punto de vista consideramos insuficientes y poco efectivos en su labor educativa y de transmisor de la cultura, ya que en la actualidad podemos percibir que son los temas irrelevantes o de poco contenido cultural, los temas de interés, que guían a un gran sector de nuestra sociedad. Además, ninguno de los canales pertenecientes a ANATEL (dícese de UCV, Mega, TVN, Canal 13, CHV y Telecanal) cumple con dicha normativa. Además proponemos en esta iniciativa de ley, que se reforme la forma en que son elegidos los miembros del consejo nacional de televisión, dejándolo solo en criterios estrictamente profesionales y a la vez culturales, a la labor que los medios de comunicación deben cumplir realmente, la cual es mantener informado al país. Y no ser parte de los antiguos vicios a los cuales nuestro país ha sido sometido desde hace casi medio siglo.