Liceo Superior Diego Portales -ALTO HOSPICIO - Región de Tarapacá
Título iniciativa: Ley de adopción no discriminatoria


En nuestra sociedad hemos visto como los jóvenes son abusados, maltratados y viven en situaciones deplorables dentro de nuestro sistema de hogares (SENAME registró, entre los años 2015 y 2016, 280 casos de abusos sexuales, de los cuales 97 fueron funcionarios del lugar, llegando a la fecha, a estar con decenas de menores desaparecidos), y a la hora de que una persona con buena situación económica, con un hogar constituido y con un gran amor de padre o madre se les niega la oportunidad de adopción por el simple motivo de que no se encuentran casados, por no tener pareja y ser totalmente independientes o se les discrimina por ser parejas homosexuales. Por esto, se les niega la opción a muchos niños y niñas de salir de una vida nefasta que les tocó vivir (abandono, padres fallecidos, padres privados de libertad o en mundo de drogas, entre otras), prohibiéndolo el derecho que tienen a elegir tener una familia y sentir ese amor que por años se les ha hecho ajeno.

En consecuencia, creemos que esta discriminación que sufren posibles padres y madres, que por motivos médicos no pueden tener hijos; mujeres que tienen el deseo de ser madre, pero no encuentran una pareja estable debido a que han sido maltratadas muchas veces por hombres; parejas homosexuales que se les discrimina por su condición sexual; entre otras tantas más, es intolerable, es decir, ¿Cómo podemos preferir que un niño sea abusado dentro de un hogar de menores, siendo que existe gente que les puede dar una vida mejor?, qué pensamiento lógico cree que el desarrollo de una sociedad puede tolerar algo así, algo de tanta crueldad y que ya es un hecho que es real y son temas que pasan dentro de nuestra sociedad y que por mucho tiempo han quedado impune. ¿Por qué debemos ver niños y niñas vagando en las calles y pidiendo dinero por algo de comer?, siendo que tenemos tanta gente con el corazón abierto a hacerlos parte de su vida y que tengan el derecho a ser educados, amados, aceptados y con opciones de ser una persona que contribuye al desarrollo de un país.

Además, debemos tener claro que en nuestro país cada año se realizan menos matrimonios, por lo que haría aún más complejo el proceso, más teniendo en cuento que el número de divorcios es altísimo. Al Censo del 2002 existían cerca de 480.000 divorcios anualmente.

Es por esto, que creemos con convicción, que es hora de que construyamos una ley que asegure la vida de nuestros menores, no es posible la realidad que están viviendo miles y miles de niños y niñas en estos momentos, y además de todos los abusos por los que son sometidos, debemos agregar que se les niega la opción de tener una familia, para esto debemos restructurar muchas leyes que permiten que esto ocurra día a día, ya que por más que el gobierno prometa cambios y presente leyes que vengan supuestamente en mejorar esto, sabemos que no será así. ¡Basta!, de la discriminación que sufren familias negándoles la opción de adoptar; ¡basta!, del abuso a nuestros menores de toda índole; ¡basta!, de tener un país conservador, las cosas han cambiado y debemos crecer y construir ante eso; y por sobre todas las cosas ¡basta! con la segregación y encasillamiento que debemos sufrir en nuestra sociedad, en cada lugar se nos discrimina por algo, y en este caso estamos velando por el presente vulnerable de miles de menores que quieren tener un futuro esperanzador y lleno de oportunidades.
Y por este ¡basta!, proponemos la derogación de la actual ley que se rige la adopción en nuestro país, ya que es necesario cambiar sus parámetros, y para ello debe ser desde su totalidad, la transformación no viene en modificar o agregar algo, sino en hacer algo nuevo que nos contextualice nuestra realidad y la de nuestros menores, con el propósito claro de hacer crecer nuestra sociedad.

La oportunidad de adoptar no puede ser negada por los hechos discriminatorios que mencionamos anteriormente, sino que debemos constituir y que quede estipulado que cada persona, de manera individual, tiene los recursos para mejorar la vida de aquel o aquella menor, tiene derecho a adoptar si así lo desea y con el compromiso obligatorio de darles una vida llena de amor, contención, educación, formación y de derechos.


- Conociendo la realidad que atraviesa nuestro país con el actual sistema de adopción, que hace bastante burocráticos los recursos de adopción a una persona soltera, incluso, a una pareja casada y con buena situación económica se les hace bastante complejo lograr adoptar a un menor (diferentes clausulas por si eres chileno, matrimonio extranjero, personas solteras, etc., estos últimos se les tramita durante años para poder adoptar. Y, ni hablar de la discriminación que sufren parejas homosexuales, transgéneros, entre otros. Paralelamente, hace tiempo se ofrece una ley de adopción homoparental, la cual no hemos tenido frutos ni propuestas concretas, por esto nos vemos en la necesidad de realizar una reforma legal, que sea discutida y aprobada por el legislativo con la consigna firme: Ley de Adopción No Discriminatoria.

Este proyecto de ley, busca dar la oportunidad de adoptar a toda persona natural, que posea una situación económica estable (no necesariamente alta), especificar motivos del querer adoptar (problemas biológicos, se les hace imposible por su orientación sexual, es soltero y quiere formar una familia, entre otros), demostrar su interés de adopción, pasando por psicólogos, trabajadores sociales, y otros profesionales que puedan ver la parte valórica de la persona y cómo esto va afectar a la vida del menor en adopción.

La idea de nuestra propuesta, es crear un nuevo sistema de adopción en nuestro país, en el cual no se discrimine a nadie a la hora de querer adoptar, no obstante, entendemos que no toda persona que quiere tomar en adopción a un menor, resulta ser el mejor padre o madre, hemos tenido casos en que padres que adoptan terminan abusando de sus hijos, pero ¿Quién da a un menor en adopción a un eventual abusador?, sólo porque ellos tienen una buena situación económica y se ven políticamente correctos se les otorga la tutoría de un menor y se desconoce sus reales procedencias. Para esto creemos de vital importancia, crear un protocolo de adopción que sea inclusivo y no discriminatorio, en el cual podamos observar todas las cualidades de una persona para ver si tiene las aptitudes necesarias para adoptar. Por ende, se generará la creación de una comisión en donde participen diferentes actores competentes al tema y puedan generar este protocolo que busca un método más rápido de adopción y que tenga las verdaderas necesidades de definir si una persona es apta para adoptar a un menor.

Pero, debe quedar claro, que NO existirá discriminación alguna, por ser matrimonio de clase media, o matrimonio extranjero, persona soltera, convivientes, pareja homosexual, etc., ¡TODOS! Tendrán el derecho a poder entrar en un protocolo para ver si son aptos para la adopción de un menor que tanto urge a nuestros niños y niñas vulnerables, y éstos tengan el derecho a tener una familia, que los cuide, proteja y les dé amor.

El gran inconveniente, que nos puede criticar una sociedad discriminatoria y prejuiciosa, es en el caso de la adopción en parajes homosexuales, que esto puede generar que un menor sea formado con tendencia a la homosexualidad, siendo que existen muchas personas homosexuales que fueron criadas por padres heterosexuales y no cambia en nada su preferencia sexual; además, se genera la presión de ser causal de ofensas y actos discriminatorios, ahora bien ¿Debemos negar la opción de adoptar a una pareja sólo por el hecho de que tenemos una sociedad intolerante y segregadora? Es iluso creer que la manera de hacer crecer un país es aceptando estas prácticas. Tenemos la Ley Zamudio que nos abala totalmente con esto; además, queremos tener base con la Ley General de Educación, en donde podemos incluir dentro de las jornadas educativas formación cívica que no sólo toque temas políticos o sociales, sino que también temas de aceptación, tolerancia, diversidad, entre tantos otros; por otra parte, tenemos la tan utilizada palabra inclusión, si queremos hablar de un país inclusivo debemos ponernos en todos los escenarios con el fin de que ésta sea integral; también, complementar con la Ley Contra el Bullyng, para así subsanar posibles burlas o críticas que podrían sufrir estos menores adoptados; de igual forma, se debe revisar el estado del Proyecto de Ley sobre matrimonio igualitario, lo que podría apoyar esta iniciativa de ser aprobada prontamente. Y, por sobre todas las cosas, hacer respetar los Derechos del Niño. ¡DIGNIDAD! para todas y todos nuestros menores es tarea de hoy y ahora.

Por lo mencionado en nuestros fundamentos, por lo que viven nuestros niños y niñas vulnerables día a día que no tuvieron la opción de tener una familia, por el crecimiento de un país, por la discriminación que sufren miles de personas por querer adoptar, por respetar el derecho de todo menor, por la vitalidad que tiene la educación en esto, por la importancia de la dignificación de nuestros derechos sociales.