Colegio Terraustral Oeste S.a -MAIPU - Región Metropolitana de Santiago
Título iniciativa: Modificación ley 19.755 sobre el Control Ganadero.


Actualmente la industria ganadera chilena se ve enfrentada a una creciente demanda de sus productos dado el crecimiento de la población y el consumo que ésta realiza de ellos, debiendo incrementar significativamente su producción, transformándose de esta forma en una de las industrias más importantes dentro del desarrollo económico del país. El aumento de su producción, también ha implicado una diversificación de los productos ya que a través de la innovación y las nuevas tecnologías, pueden ser aprovechados todos los subproductos de los animales, tales como pieles, fertilizantes, fibras, entre otros, lo que abre nuevas posibilidades de desarrollo, negocios y trabajo, siendo un polo atractivo para las nuevas inversiones, especiealmente cuando se trata del cuidado del medio ambiente, la innovación, el precio justo y el desarrollo sustentable.
Lamentablemente en la mayoría de las industrias ganaderas chilenas –tanto pequeñas, medianas y grandes- no establecen una relación equilibrada entre la producción y la protección y resguardo del medio ambiente, lo que trae como consecuencia un incremento en el efecto invernadero, un uso indiscriminado y una contaminación creciente del agua y la degradación de los suelos, constituyéndose de esta forma en uno de los principales problemas genrerados por este tipo de industria, la cual es responsable del 10,6% de las emisiones de GEI, siendo la tercera principal de contaminación luego de la generación de electricidad (31%) y transportes terrestres (20%), según el SNIChile(2017)
A nivel atmosférico, la generación de gases contaminantes se deben a dos procesos: la fermentación entérica que se produce en los sistemas digestivos de los animales que es la causante del 73,6% de estas emisiones, y la gestión del estiércol, que aporta con un 26,4%. Luego, la contaminación del sistema hídrico está determinado por las malas ubicaciones de grandes esteroles a las cercanías de los ríos y/o lagos, las cuales provocan agentes bacterianos perjudiciales para la salud. Por último, la degradación del suelo tiene como consecuencia el sobrepastoreo, ocurre cuando los animales se alimentan sin regulación, teniendo como consecuencia la erosión de suelo, la degradación de la vegetación, la liberación de carbono y pérdida de biodiversidad por transformación de hábitats. Según el informe de la FAO (2017)
A pesar de la evidencia planteada anteriormente, en el país no existen exigencias de carácter obligatorio que regulen y frenen la polución que estas empresas generan y que son totalmente perjudiciales para el medio ambiente, haciendo de esta producción, una problemática relevante a la hora de pensar responsablemente en el futuro del país. Por este motivo y pensando en el desarrollo del país y en las futuras generaciones, proponemos incorporar un marco regulador enfocado en la ganadería regenerativa, la cual consiste en reducir la degradación del suelo por medio de rotaciones constantes de los animales. Este movimiento continuo rota la tierra e impide que el pasto sea sobreexplotado y además utiliza los beneficios del estiércol como abono y de la orina que contiene granes cantidades de sales minerales como nutrientes el suelo, contribuyendo de esta forma al ajuste del ciclo del mineral (que incluye al ciclo del carbono), el flujo de energía del ecosistema y la dinámica de las comunidades que habitan en él, dado que este enfoque apunta a la protección de la biodiversidad,es decir, entre mayor sea el número de especies vegetales y animales que conviven en dicha superficie, mayor riqueza tendrá el suelo dadas las interacciones que esta diversidad de especies realizan.
Por otra parte, debe existir un control de la alimentacion y del tipo de pasto que consumen los animales para así disminuir la producción de gas metano y con ello contribuir al control de la contaminación atmosférica.
Respecto de la utilización de los desechos orgánicos es necesario establecer plantas de biogás para reciclar el estiércol y proporcionar combustible limpio a las maquinarias y vehículos que participan en esta industria.
En cuanto al uso del agua, se deben mejorar los sistemas de regadío para evitar usar en exceso este recurso y fiscalizar el tratamiento del agua contaminada que existe al interior de los recintos.
Enfocamos este proyecto de ley en pequeños y medianos ganaderos ya buscamos incentivar la innovación para lograr el desarrollo de éstos a traves de industrias con sello verde, llegando a alcanzar estándares de calidad internacional, a traves de la producción sustentable y amigable con el medioambiente.
El financiamiento para la implmentacion de ésta iniciativa apela a los fondos concursales que del INDAP, tales como PDI, SIRSD-S, Riego, entre otros.
Todo esto además de ayudar a disminuir la contaminación y a la generación de nuevos puestos de trabajo en el mundo agrícola amparados en una producción responsable, generando la llegada de nuevos profesionales, contribuyendo al crecimiento de nuevos campos laborales.

La ley 18.755 establece las normas sobre el servicio agrícola y ganadero, deroga la ley n° 16.640 y establece otras disposiciones.
La modificción que realizaremos en la ley 18.755 se refiere específicamente al punto que refiere a las industrias ganaderas de nuestro país y la contaminación producida por aquellas entidades, refiriéndose específicamente en los GEI liberados y generados en la ganadería, teniendo en cuenta que el mayor índice de contaminación es producido a través del ganado vacuno y que el sistema productivo de la leche es mucho más intensivo que de la carne. Para lograr bajar los índices de contaminación producidos a diario, se transformarán los siguientes artículos de la ley 18.755, para así generar normas y fiscalizar los niveles de GEI liberados a la atmosfera:
-Artículo 3:
Inciso g): En este inciso se habla acerca de la realización de estudios y elaboración de estadísticas, del cual se podrán realizar catastros para conocer el estado de los recursos naturales utilizados y establecer las normas para los estudios de la carta nacional de uso de suelo. En nuestra propuesta, establecemos como obligatoria, para todas las industrias del rubro, una investigación medioambiental acerca de la contaminación producidas por los GEI, ya que el ganado vacuno es el responsable del 69,2% de emisiones de estos gases. Según la nueva norma, estos estudios que deberán ser realizados al menos 2 veces al año siendo el SAG el responsable de su implementación y control.
Inciso k): En el se establecen los criterios para la protección de la flora y fauna, además de la aplicación y fiscalización de las normas legales y reglamentarias sobre esto. Es precisamente en éste inciso que proponemos integrar a la ganadería regenerativa y el uso de biodigestores con el objetivo de disminuir la contaminación de la flora y el suelo, además de su reglamentación y normas que guiarán a las ganaderas.
Inciso i): En este inciso se promueven las medidas de conservación de suelo y aguas, también la mejora de su fertilidad y drenaje. Sumado a lo anterior, proponemos establecer las medidas correspondientes para la conservación del aire -enfatizando el uso del biogás- , ya que la atmósfera se ve afectada especialmente por los gases CO2, CH4 y N20, generando un daño irremediable en ella incrementando el Calentamiento Global. Consideramos esta modificación como urgente, ya que en la actual legislación no se especifica una evaluación de los gases que son liberados en las industrias de ganado, imposibilitando estblecer niveles claros respecto de este tipo de contaminación lo que afecta indiscriinadamente a toda la población y al mediomabiente en su totalidad.
Inciso Extra): Los incisos a), b) y c) refieren acerca de las normas y regulaciones para las plagas y enfermedades de vegetales y animales existentes en nuestro territorio, además de la fiscalización y sanciones que tienen estas normas legales. Entre el inciso c) y d) se agregará uno nuevo, el cual establecerá la certificación de estas industrias a través de un sello verde, con el que se identificará a las industrias y a los productos que cumplan las normas establecidas en los todos artículos de la ley, fijándose una reglamentación que hará efectiva la obtención de este sello. Este punto es de suma importancia ya que se plantea una nueva forma de producción, apuntando al desarrollo y producción sustentable, que creemos es la base del desarrollo económico en un tiempo no lejano.
- Capítulo nuevo: Se integrará un nuevo capítulo en el que se establecerán las normas de la ganadería regenerativa para así establecer claramente lo que la ley exige en esta nueva forma de producción, enfatizando en la necesidad de empezar a mitigar los gases de efecto invernadero y comenzar la renovación de ecosistemas dañados por el hombre, explicando su financiamiento y la ley de incentivo que la apoyarán enfocada especialmente en las políticas de financiamiento existente en el INDAP.
A lo que se refiere a los índices de contaminación, a la normativa que en definitiva tiene que regirse en cada una de las empresas que estará en el rubro, se va a detallar a través de un reglamento, el cual será regulado por el ministerio de agricultura.
Dentro del plazo de un año después promulgada y publicada en el Diario Oficial, la industria ganadera tiene que adecuarse a los nuevos parámetros establecidos por reglamentos formulados por el Ministerio de Agricultura y que el SAG va a ejecutar en estricto rigor.