Liceo Superior Diego Portales -ALTO HOSPICIO - Región de Tarapacá
Título iniciativa: Reforma Educacional Integral: Unificandolos sectores educativos.


Una de las problemáticas atingentes a nuestra sociedad, claramente es la educación; constantes movilizaciones de distintos sectores sociales, inspirados básicamente por estudiantes escolares y universitarios, han sido por exigir una educación pública, gratuita y da calidad, y con esto que sea considerada como un derecho social para todos los chilenos y chilenas.
En los últimos años hemos observado como el gobierno ha realizado cambios graduales en la educación chilena, pero que no generan un real impacto y transformación del sistema educativo, debido a que se sectoriza por niveles de enseñanza y aprendizaje; es decir, prebásica, básica, media y superior. ¿Cuál es la disyuntiva ante esto?, que no acentuamos en el crecimiento de una educación íntegra y que venga a acabar las brechas educativas que existen, por ejemplo, entre la educación pública y la privada, si no que las aumenta mucho más, teniendo relación con la mercantilización que se la ha dado al sector educativo, viendo este más como un negocio que como un derecho social de todos los ciudadanos y ciudadanas de nuestro país. Por ende, al realizar reformas o cambios sectorizados, no se genera un nexo entre una etapa u otra, ocasionando así vacíos en nuestros estudiantes que los llevan a olvidar o dejar pasar una etapa de la otra, colocándolos como logros que, una vez superados, ya no harán falta.
Ante esto, es que nos vemos en la necesidad de crear una reforma educativa que abarque todos los sectores de la educación, ligándolos uno a otro, construyendo un camino educativo que inicia en la prebásica y acaba con un título profesional.
Por este motivo, la reforma que proponemos tiene como vitalidad restructurar el cambio de un ciclo a otro, por ejemplo; cuando un niño o niña, supera la etapa de prebásica (acostumbrados a trabajar en grupos y equipos), pasan a la enseñanza básica y existe un cambio repentino en donde se debe dejar de mirar la cara de los compañeros para verles sus nucas, esto claramente causa un efecto en la disposición del estudiante y en su manera de aprender, además que se deja mucho de lado el aprender haciendo y jugando, pasando a una etapa de teoría y escritura.
Otro factor que afecta gravemente a la educación, y que siempre está como punto de críticas, por los distintos sectores de la sociedad, es la labor docente. El docente, es quien entrega las herramientas necesarias para que un estudiante afronte la vida de una manera más llevadera, son nuestros formadores en todo sentido, son padres, madres, hermanos, amigos, consejeros, entre tantas otras cosas más. ¿Por qué no hay docentes creando reformas educativas?, los y las docentes son los únicos aptos para hablar de la vida en el aula y de cómo podemos apoyarlos en su práctica docente para que los estudiantes de nuestro país de verdad tengan una educación de calidad, pública y como derecho social. La reforma que proponemos es una base de lo que queremos en educación, pero claramente queremos contar con aquellos docentes que día a día dan su vida por formar personas íntegras en las diferentes realidades que se encuentran, realizar una consulta ciudadana en donde los profesores y profesoras den su opinión sobre esta reforma, ya que no podemos contar con el colegio de profesores, que como vimos el 2015 le dio la espalda a más del 90% de los docentes de Chile apoyando la Carrera Docente aprobada en el gobierno de Michelle Bachelet.
En el año 2016, el gobierno de Michelle Bachelet arrojó otra migaja a la educación, con la reforma de la educación superior, que vino a prometer una beca disfrazada de gratuidad, que no elimina la prueba segregadora y de poca medición real de nuestras capacidades como personas, es decir, si deseo estudiar teatro, en qué momento la PSU mide mis capacidades dramáticas, si quiero ser poeta, en qué medida la PSU mide mis capacidades de escritura, si quiero ser profesor, en qué momento la PSU mide mi vocación y mis ganas de enseñar.
Es hora de decir ¡basta!, no pueden llenarse los bolsillos con nuestra educación, no pueden prohibir a una persona que no tiene los recursos a ser un profesional, no pueden mantener a un pueblo subyugado toda la vida, la consigna es clara ¡Nuestra educación no es un negocio, ES UN DERECHO!


La propuesta de ley la denominamos Reforma Educacional Integral REI, y tiene como objetivo general; Unificar los distintos sectores educativos, desde prebásica a superior en un solo ciclo, con el fin de transformar la educación y que ésta sea un derecho social.
Esta ley busca mejorar nuestro sistema educacional, con esto una integralidad que mejore la conexión de los distintos ciclos educativos, dejándolo como un único ciclo, por ello queremos incluir mejoras como la gratuidad universal, educación de calidad y por fin un derecho social, terminando así, con el estigma de que si te quieres educar bien lo debes pagar.
Por esto, nos centraremos bajo las siguientes temáticas y pilares fundamentales:
a. Unificación del sistema educativo: Debemos acabar con los cambios abruptos que existen el día de hoy entre un ciclo y otro, para esto, proponemos jornadas de retroalimentación constante entre todos los docentes y profesionales que trabajan con un curso y aquellos que los recibirán en el nivel próximo, generando así comunicación efectiva.
b. Generar la gratuidad universal dentro de los recintos universitarios, la educación debe ser un derecho hasta la obtención de un título profesional, debido a que, si queremos hacer surgir a nuestro país, debemos darles las instancias de educarse, ya que los costos del mundo universitario se alejan en extremo a la realidad económica de Chile, en donde su gran mayoría pertenece a clases sociales vulnerables. Además, debemos comprender que la gratuidad debe ser trabajada de forma congruente y realista, ésta no puede cubrir 10 años de carrera si en realidad tiene cinco, es decir, si a alguien se le otorga gratuidad será por los años que dure su carrera más uno de gracia y solo permitir un cambio de carrera, de superar estos aspectos, ya será tarea de cada uno seguir financiando sus estudios, aunque obviamente se entienden casos especiales ante situaciones anómalas.
c. Se impulsará una educación no sexista, acabando con el machismo presente en la educación chilena, desde la creación de talleres feministas hasta la inclusión de más literatura de escritoras en los textos escolares.
d. Se establecerán penalizaciones graves a todos aquellos que lucran con la educación chilena, no podemos permitir que se siga viendo la educación como un mercado en donde podamos hacer crecer negocios.
e. Se debe reestructurar la carrera docente, creada en el 2015, ya que esta reforma buscará dignificar el labor docente, para esto debemos, en primer lugar, disminuir el agobio laboral que sufren hoy en día, llevando a cabo el 50% de horas no lectivas. Además, otorgarles diferentes becas que les permita realizar posgrados y aumentar sus experiencias educativas; las evaluaciones a realizarles deben ser acorde a su trabajo y en la práctica, y no realizando un portafolio que no prueba si es o no un buen docente.
f. Se reestructurará la prueba SIMCE, ya que esta no mide las reales capacidades de nuestros estudiantes, siendo una prueba estandarizada que promueve en los colegios centrarse en ella y no en desarrollar todas las otras capacidades en los y las estudiantes de Chile. Por esto, la evaluación debe medir a los estudiantes en todos sus aspectos, realizando jornadas reflexivas, recreativas y de evaluación, para que el SIMCE sea algo que quieren realizar los estudiantes y den lo mejor de sí.
g. Eliminar la PSU como instrumento de selección para ingresar a la universidad, ya que al ser ésta un derecho social no sería necesaria, lo que sí implementaremos desde tercero medio con continuación en cuarto medio, como asignatura elemental es Propedéutico, con el fin de que los estudiantes en esos dos años puedan analizar y conocer la futura profesión a estudiar, con la participación de docentes, psicólogos, profesionales, etc.
h. Se reestructurarán las mallas curriculares de las carreras de pedagogías, con el fin de que todas tengan un tronco común que venga en generar una igualdad entre la formación de los profesores y profesoras.
i. Se modificará el currículum, para que éste sea más específico en permitir el desarrollo de todas las competencias de nuestros estudiantes, agregando como de vital importancia generar espacios de salidas a terreno, trabajos en la práctica, actos culturales y diversidad de instancias para los docentes y estudiantes.
j. Se dará importancia al dominio D del Marco para la Buena Enseñanza, el cual habla del trabajo colaborativo dentro de las comunidades educativas, puesto que con esto podremos realizar la conexión entre las distintas etapas de la educación para que estas sean un solo ciclo, conectando en sus distintas etapas y no muchos ciclos que se superan y olvidan.
Por esto y más, es que proponemos la REI, queremos una educación distinta, construida entre todos, y como derecho social. ¡POR UNA EDUCACIÓN QUE NOS ENSEÑE A PENSAR Y NO A OBEDECER!