Alianza Francesa Jean Mermoz -CURICO - Región del Maule
Título iniciativa: Ley descentralización y mejora del servicio de salud pública.


FUNDAMENTACIÓN DE LA LEY
La salud es un derecho. La Constitución de la OMS afirma que El goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano. y que Todas las personas deben poder ejercer el derecho a la salud, sin discriminación por motivos de raza, edad, pertenencia a un grupo étnico u otra condición. La no discriminación y la igualdad exigen que los Estados adopten medidas para reformular toda legislación, práctica u política discriminatoria. El derecho a la salud incluye acceso oportuno, aceptable y asequible a servicios de atención de salud de calidad suficiente. La encuesta Calidad de Vida y Salud del Minsal concluyó que los resultados denotan la existencia de una gran inquietud en nuestra población, que está presente mayormente en mujeres, personas de mayor edad y personas con un nivel socio económico bajo. La situación también se puede ver reflejada en la encuesta de la Universidad Católica Raúl Silva Henríquez, en donde se entrevistó a personas con menos de 252 mil pesos per cápita. El 75% de los entrevistados considera la atención de salud pública como mala o muy mala.
Además de la deficiente calidad, uno de los principales problemas de la salud en Chile, es la centralización. Un artículo de investigación sobre la disponibilidad de médicos y especialistas en Chile realizado por Michelle Guillou, con datos del Servicio de Impuestos Internos e INE, arrojó resultados alarmantes. En el 2008 el 75% de los médicos en Chile se concentraba sólo en la Zona Central del país, lo sigue la Zona Centro Sur con un 14,2 %, la Zona Norte con un 8,1% y finalmente la Zona Sur con solo un 4,2 %. A pesar de los intentos y preocupaciones del Estado por revertir esta situación, actualmente la Zona Centro concentra el 78,4% del personal médico en Chile. Según la OCDE, en nuestro país hay un médico por cada mil personas. Incluso un estudio del Medwave realizado por el Minsal concluyó que en 12 años existirá una deficiencia de 7 mil doscientos médicos para consultorios y hospitales.
Otro de los grandes problemas en este ámbito, es que la mayoría de los doctores optan por trabajar en la salud privada en lugar de en la pública. La APS (Agrupación de Médicos de Atención Primaria) reveló que de los 1500 facultativos que egresan de la carrera medicina al año, sólo un 5% se mantiene trabajando en atención primaria. Esta situación es aún más crítica, ya que la rotación de médicos en esta área, o sea la cantidad de médicos que se especializan o se cambian a la salud privada, es del 30%. De acuerdo con el Minsal, del total de médicos especialistas, el 60% se va al área privada y atiende sólo a un 20% de la población. Esto significa que el porcentaje restante de especialistas debe ser capaz de atender al 80% de los chilenos.
Estas deficiencias se expanden hasta áreas como la odontología, en donde el 76,5% de la población debe atenderse en el sector público, mientras que solo el 23,5% puede optar por el sector privado. No obstante, el sector publico cuenta apenas con 4200 odontólogos cuando debería contar con al menos 6800 según la OCDE, lo que se traduce en un déficit del 38,37%. Por otro lado, el sector privado cuenta con 16900 odontólogos cuando debería contar solamente con 2100, lo que se traduce en una sobreoferta del 807,83%.
En el 2012 el porcentaje del PIB de Chile destinado a la salud era un 7,3%, de este el 49% fue destinado a la salud pública. Cifra muy por debajo del promedio de la OCDE, ya que esta organización establece como optimo un 72%.
Este proyecto de ley busca terminar con la centralización y la desigualdad de la salud, la calidad insuficiente y las largas listas de espera. La salud será cada vez más accesible, eficaz y competente. Además de contribuir al desarrollo de una calidad de vida óptima en regiones y con esto no solo descentralizar el área de la salud, si no al país en todos los ámbitos posibles. Esta ley se adecua a la realidad social actual del país y aunque no es la solución final, es un primer paso para avanzar en esta gran misión de lograr un país en donde todos los individuos sean igualmente valorados y respetados logrando los estándares exigidos por la OCDE.

PROPUESTA LEGISLATIVA
Artículo 1: Queda establecido como requisito en todo currículum para el ejercicio de médico y odontólogo haber realizado un año de servicio para el Estado trabajando en hospitales, consultorios públicos y CESFAM. La obligatoriedad será para los egresados de universidades autónomas y acreditadas. Este debe ser certificado ante el Ministerio de Salud.
1.1 Esto será vigente a partir de la generación egresada el año después de ser aprobada la ley.
1.2 Las generaciones anteriores a la aprobación de la ley serán absueltas de ésta normativa.

Artículo 2: El presupuesto de la ley deberá ser incorporado en el presupuesto anual destinado a la salud. El porcentaje del PIB destinado al sector público debe ser redistribuido, favoreciendo progresivamente a este sector. Con un aumento de un 5% anual.
Artículo 3: El Estado velará por promover la descentralización de la salud, beneficiando a quienes sean enviados a regiones necesitadas.
3.1 Habrán dos tipos de beneficios: aumento del 20% respecto al sueldo mínimo o reducción del tiempo de trabajo para el Estado a seis meses. Los profesionales de la salud podrán optar libremente entre las dos opciones válidamente legisladas
3.2 Una región necesitada se define como aquella que tiene una densidad menor a 6 médicos por cada 10.000 habitantes.
Artículo 5: El sueldo mínimo será de $2.500.000 y será ajustable de acuerdo al IPC anual. En caso de que el médico haya financiado sus estudios con Crédito con Aval del Estado (CAE) podrá optar a dos años adicionales de trabajo en el servicio público manteniéndose su sueldo y descontándose la deuda del CAE.
Artículo 6: Un médico que realice especialización deberá cumplir el servicio público una vez terminada su especialidad, este tendrá las mismas características descritas con anterioridad (véase artículo 1).
Artículo 7: Todos los egresados de universidades acreditadas y autónomas deben rendir el Examen Único Nacional de Conocimientos de Medicina (EUNACOM) antes de realizar el año de servicio. Los 100 mejores puntajes de la prueba anteriormente mencionada tendrán la posibilidad de elegir la región en la cual desean llevar a cabo dicho año de servicio.
Artículo 8: El Estado debe velar por proporcionar los medios y recursos necesarios para que todos los doctores puedan realizar su trabajo en condiciones óptimas.
8.1 En caso de riesgo vital, se debe contar con los medios de transporte necesarios para movilizar al paciente a donde se requiera.
8.2 La infraestructura debe ser acorde a la densidad poblacional de la zona, no debiendo disminuir su calidad.
8.3 Todos los establecimientos de salud pública deben contar con las vacunas indispensables del servicio nacional.
8.4 El Estado tendrá la responsabilidad de una comunicación adecuada entre los centros asistenciales y hospitales públicos. La comunicación debe ser rápida y eficiente para derivar pacientes a otros centros de salud en caso de emergencia.
8.5 El Estado se debe encargar de crear un sistema de rotación eficiente para que siempre haya un centro asistencial disponible.
Artículo 9: Capacitación permanente de los profesionales de la salud pública. Los profesionales deberán hacer un informe de propuestas anual para el SEREMI con el objetivo de mejoramiento y planes de atención salud con objetivo de terminar con las listas de esperas El Estado debe asegurarse de capacitar a los profesionales de la salud de forma permanente de acuerdo a un catastro realizado por los SEREMIS de Salud con el objetivo de proveer a sus pacientes de una salud de calidad tanto física como psicológica. El paciente tendrá todos los recursos para gozar de una buena salud en todos los ámbitos establecidos por la OMS.