Escuela Gabriela Mistral -IQUIQUE - Región de Tarapacá
Título iniciativa: DEFENSORES DEL AGUA DEL DESIERTO


Los recursos hídricos del norte chileno provienen principalmente de agua subterráneas, napas freáticas formadas algunas en tiempos milenarios. Desde el Altiplano baja agua formando cuencas endorreicas que no llevan sus aguas al mar, sino que las depositan en lagos o salares. Una de ellas, la del Lauca, alimenta la central de pasada Chapiquiña, que en un desnivel de 1.000 m genera 10 MW para el Sistema Interconectado Norte Grande ( educar Chile pág. www.aprendeconenergia.cl/chile-y-su-desigual-distribucion-geografica-de-agua-dulce/)
La zona del norte grande de Chile posee un clima desértico, esto debido a que en esta zona no llueve, por la presencia del Anticiclón del Pacífico que domina en gran parte, el desierto chileno. EN el extremo norte, región de Arica y Parinacota la zona de depresión intermedia se encuentra surcada por la presencia de pequeños ríos que forman valles como el de Azapa y Camarones. Estos ríos son de tipo endorreico, no llegan al mar y se alimentan fundamentalmente en verano producto del derretimiento de las nieves de la cordillera de los Andes y sector altiplano. Aquí tenemos el desarrollo de una precaria agricultura formada por olivos y productos hortícolas, los cuales alimentan a gran parte de la población dando trabajo a pequeños agricultores de origen prehispánicos.
Luego a la altura de la provincia del Tamarugal, nos encontramos con aguas subterráneas formando sectores de oasis y quebradas como Pica, Matilla, Tarapacá. En estos oasis se cultivan cítricos, mangos, guayabas y maíz. Recientemente en el poblado de Canchones, la planta experimental liderada por la Universidad Arturo Prat, ha incursionado en la plantación de viñas, para la producción de vinos. Algo que ya en el pueblo de Matilla se desarrolló en tiempos de la colonia, virreinato del Perú, pero que las autoridades mandaron cerrar el Lagar por razones políticas. Y que hoy renace como una actividad de calidad y potencial económico.
PRESENTACIÓN DEL PROBLEMA: DEBIDO A LA ESCASEZ DE AGUA DULCE ES QUE LOS AGRICULTORES DE Arica y Tarapacá han debido luchar por salir adelante con las plantaciones agrícolas. Los pozos se han ido secando y además las napas freáticas no son recursos renovables, el agua es escasa. y por lo tanto al ser concesionadas por particulares esta se vuelve muy de alto costo tanto. Encareciendo los productos agrícolas tan necesarios para la alimentación del norte chileno.
En segundo lugar el código de aguas contempla la concesión de las aguas en forma perpetua a empresas privadas mineras o a empresarios que vende las aguas a la población. El código de aguas no distingue entre las particularidades de cada zona de nuestro país. No podemos comparar la dotación del recurso hídrico de la zona del norte con la del centro y sur chileno en donde la situación geográfica es muy distinta. Por lo que las condiciones de igualdad y oportunidad no son las mismas. Vulnerando los derechos de los más pobres.


Nuestra constitución chilena en su capítulo III n19 númerales 2º.- La igualdad ante la ley. En Chile no hay persona ni grupo privilegiados….. Ni la ley ni autoridad alguna podrán establecer diferencias arbitrarias (CPR) es claro, que en la administración y acceso al agua en nuestro norte grande, se pueden evidenciar diferencias discriminatorias al poner en manos privadas el vital recurso, creando una brecha de desigualdad para el desarrollo, agudizando la pobreza de los agricultores y familias proletarias que deben pagar altos precios por el acceso al agua. En el numeral 8 La ley podrá establecer restricciones específicas al ejercicio de determinados derechos o libertades para proteger el medio ambiente; con respecto a la administración y cuidado del agua como recurso vital y de todos los chilenos. Es claro que este precepto constitucional tampoco se cumple, ya que el agua es usada en forma indiscriminada por las mineras contaminando el medio ambiente, al límite de lo exigido por la norma medioambiental. Es evidente que el norte grande se está quedando sin agua, y no existen medidas preventivas para evitar esta futura catástrofe.
Como lo consagra nuestra carta fundamental como futuros ciudadanos nos encontramos en el deber cívico, moral de hacer llegar una propuesta clara y pertinente, Numeral 14º.- El derecho de presentar peticiones a la autoridad, sobre cualquier asunto de interés público o privado, sin otra limitación que la de proceder en términos respetuosos y convenientes EL EXIGIR SE CREE UNA REGLAMENTACIÓN ESPECIAL PARA EL DESIERTO CHILENO EN EL USO Y DISTRIBUCIÓN DEL RECURSO AGUA. ESTO ES; QUE SE CREE UNA INSTITUCIÓN FISCAL QUE ADMINISTRE EL AGUA, CONSAGRANDO CUOTAS DE CONSUMO, Y LIMITANDO LAS CONCENSIONES PERPETUAS Y QUE EL MINISTERIO DEL MEDIO AMBIENTE FOMENTE PLANES DE USO RACIONAL DEL RECURSO, YA SEA A NIVEL DOMICILIARIO DOMÉSTICO, COMO EL USO SANITARIOS CON AGUA DE MAR, USO DE JARDINES CON VEGETACIÓN CONFORME A LA ZONA EN QUE VIVIVOS. INCENTIVAR EL USO MASIVO DE RIEGO POR GOTEO. Y EXIGIR EN EL PLANO INDUSTRIAL NUEVAS TÉCNOLOGIAS QUE AHORREN AGUA EN LA PRODUCCIÓN DE LAS PLANTAS MINERAS.
Por último :24º.- El derecho de propiedad en sus diversas especies sobre toda clase de bienes corporales o incorporales.
Sólo la ley puede establecer el modo de adquirir la propiedad, de usar, gozar y disponer de ella y las limitaciones y obligaciones que deriven de su función social. Esta comprende cuanto exijan los intereses generales de la Nación, la seguridad nacional, la utilidad y la salubridad públicas y la conservación del patrimonio ambiental. Según este precepto constitucional, el agua es propiedad de todos los chilenos, no de unos pocos concesionados, pues no entendemos la concesión como domino, los concesionarios son según nuestro punto de vista meros tenedores, que deben cuidar este preciado bien público. Siendo el agua un bien fungible y consumible, y de propiedad de todos los chilenos no puede entregarse en concesión, ya que en el norte chileno, el agua dulce en gran parte, no es renovable. Y las napas subterráneas que se secan, no vuelven a existir.

POR TANTO: NUESTRA PROYECTO DE LEY ES declarar el agua del norte chileno como patrimonio de toda la región y por ello siendo un bien de uso público, debe estar en manos del Estado, quien deberá crear una nueva legislación para su distribución, repartición y cuidado, creando las bases de igualdad y respeto del medio ambiente a través de medidas efectivas como compromiso de todos.
Proyecto: acortar plazos y caudales en la distribución.
Implementar técnicas de regadío acorde a la zona.
Exigir la implantación de medidas tecnológicas que disminuyan su uso en el manejo minero. Optimizar su uso.
Implementar uso de agua salada, plantas desalinizadoras.
Reuso de aguas grises.
Tratamiento efectivo y eficiente de las aguas negras.
Apoyar técnicas de regadío, sondaje para los pequeños agricultores.
Crear un ministerio del agua dedicado exclusivamente a su distribución y cuidado dependiente del ministerio de medioambiente.