Liceo Camilo Henriquez De Temuco -TEMUCO - Región de la Araucanía
Título iniciativa: Obesidad en adolescencia y su proyección a la vida universitaria


El proceso de globalización que vivimos ha provocado una serie de cambios debido a la confluencia de una compleja serie de procesos sociales, políticos, económicos y culturales que han modificado las costumbres y hábitos, pero sobre todo nuestros estilos de vida. Lo anterior ha generado un aumento considerable de las enfermedades ligadas al consumo excesivo de alimentos. Un claro ejemplo de ello es la obesidad, cada vez más frecuente porque se ingieren cada vez más alimentos muy poco nutritivos y con demasiadas calorías y porque no se lleva a cabo la actividad física necesaria debido a las múltiples opciones que existen en los medios de transporte y a las nuevas formas de trabajo y entretenimiento.

En Chile, la obesidad se ha convertido en una problemática real de salud pública. Según estudios del Instituto de Nutrición y Tecnología de Alimentos (INTA), Chile se encuentra en el 6º lugar mundial de obesidad infantil y 1º en América Latina, así mismo, los estudiantes de enseñanza básica que presentan obesidad es del 23% y si se incluye a quienes presentan sobrepeso, la cifra se dispara al 51.7%
La obesidad en todos los tramos de la población y más la obesidad infanto-juvenil, afecta significativamente la calidad de vida de quien la padece, aumentando el riesgo de las enfermedades al corazón, ataques cerebrovasculayes y/o problemas renales; como también, la baja concentración en los estudios, baja autoestima y bajo rendimiento escolar.

En los estudiantes universitarios el panorama no difiere mucho, según un estudio publicado por la revista médica de Chile en donde se analizó a 6.823 estudiantes universitarios. Se evidenció que un 27.4% de los universitarios sufre obesidad, y que se explica en que menos de la mitad consume desayuno diariamente y que cerca de un tercio de los jóvenes no almuerza.
Se observa además alto consumo de pasteles, galletas y dulces, bebidas gaseosas y frituras; por el contrario, una muy baja frecuencia de consumo de frutas, verduras y lácteos. Así mismo, la fuerte carga horaria que viven, desencadena estrés y ansiedad que provoca que haya un aumento significativo en hábitos no sanos tales como el tabaquismo, alcoholismo y el aumento de la ingesta de comidas azucaradas

La obesidad es un problema de salud pública que afecta a diversas aristas, desde la calidad de vida de quien la sufre, pasando por los costos que sufre el Estado por la prevención, control y manejo de la obesidad.

Nuestra actual legislación cuenta con la Ley Nº 20.606, que abarca el área educativa y de salud, como por ejemplo en su Artículo 5 determina que los productos que presenten en su composición nutricional elevados contenidos de calorías, grasas, azúcares, sal u otros ingredientes que el reglamento determine, deberán ser rotulados con "Alto en"; y la misma ley en su Artículo 6 dice que los productos mencionados en el Art 5 no podrán ser vendidos en establecimientos de parvularia, básica y media; y que no podrán contar con ganchos comerciales. Pese a que esta ley es clara, no ha logrado tener resultados esperados, ya que en muchos establecimientos educacionales no se cumple con el Art 4 que dice que debe haber una difusión de la vida sana y una correcta alimentación.

Sabemos que es un problema complejo, que abarca diversas ramas de la sociedad y de su funcionamiento, y por eso es que debemos mejorar la calidad de vida de todos los habitantes de Chile

Como medidas legislativas para combatir y evadir la obesidad consideramos las siguientes:

1.- La Implementación de Programas Integrales de Comida Saludable a través de las JJVV, establecimientos educacionales: La mayor parte de concientización comienza con la educación, es por esto que el Estado debe asumir un rol protagonico de acción en terreno. Para esto el Estado mediante informativos y normativas instruirá a Los servicios de Salud de las diversas regiones del país a generar un plan de corto, mediano y largo plazo para la ejecución de charlas, en diversas entidades como primera medida de concientización que involucre a la ciudadanía de una manera directa y participativa.

2.- Aumento del impuesto a las bebidas azucaradas: En Chile actualmente existe un impuesto del 18% para este tipo de bebidas que, desde su aplicación en el año 2014, significó una reducción del 21.6% en el consumo de estas bebidas a nivel nacional. Es por esto, que se propone subir el impuesto al 20.5% igualando al que tiene los vinos y cervezas en nuestro país.

3.- Promover un cambio en la malla curricular que aumente horas de educación física: En Chile la malla curricular exige 90 minutos de Educación Física a la semana como mínimo, por esto y ante el creciente aumento de la obesidad, aumentar las horas de educación física en todas las etapas escolares, pasando de 90 minutos a 180 minutos semanales.

4.- Incluir Educación Nutricional en la Malla Curricular: En Chile, no existe una asignatura que se dedique exclusivamente a la nutrición y a los estilos de vida sana, ante esto, es que se propone contar con una asignatura de 1 hora pedagogica (45 minutos) para educar sobre los nutrientes, como leer las tablas nutricionales y porque adoptar un estilo de vida sana.

5.- Establecer mediante boletin, hora de almuerzo definido para Universidades: El ritmo universitario en Chile provoca que muchas veces, no logren almorzar adecuadamente provocando un desorden en los horarios de comida y con ello un desorden que puede terminar en graves problemas de alimentación y para aquello, se propone que cada universidad, facultad o carrera, fije un horario regular para el almuerzo de funcionarios y alumnos. Se estipula que el tiempo mínimo deberá ser de 60 minutos.

6.- Habilitar y/o expandir en universidades espacios en donde realizar actividad física: Muchas universidades cuentan con programas deportivos para sus estudiantes, pero es baja la participación que existe, para contrarrestar esto es que las Universidades deberán crear los espacios necesarios para realizar actividad física, con su debida difusión y publicidad, estos espacios deberán ser gratuitos para los estudiantes que estudien en la misma casa de estudios.

7.- Permitir a todo estudiante, que cuente con TNE, acceder a menús que se compran con BAES: En nuestro país la comida chatarra es mucho más barata y asequible que la comida sana, aún así existen menús sanos que se pueden comprar solo con la BAES y que tienen un bajo costo, se propone que cada estudiante que cuente con su TNE vigente pueda acceder a estos menús donde serán ellos quienes deberán asumir el costo del producto y no el Estado.

8.- Bajar el impuesto a los menús amparados en Beca BAES: Si se quiere fomentar la vida sana, es necesario que la comida saludable tenga un menor valor para que se prefiera frente a la comida chatarra, es por esto, que se propone rebajar el IVA de los menús que se pueden adquirir con la BAES de un 19% a un 10%. Esto, añadido al punto anterior, permitirá que los menús saludables sean una oferta de bajo costo y por ello, asequible a todos.