Colegio Concepcion De Chillan -CHILLAN - Región de Ñuble
Título iniciativa: Disminución de los efectos negativos de la automatización en los empleos.


A mediados del siglo pasado con el desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación (TIC) se fue produciendo cada vez con mayor intensidad el fenómeno de la Globalización de manera general, permitiendo que todas las personas tuvieran conocimiento de lo que sucede en cualquier parte del mundo sin necesidad de la aparición física de la persona, lo cual ha promovido nuevas formas de producción de bienes y servicios para satisfacer las necesidades de los consumidores más allá de las fronteras de los países. Esto ha significado que las empresas deben competir con productores de otras naciones, lo que ha motivado el desarrollo de tecnologías que ayuden a obtener producción más eficiente y con menores costos. Así en los últimos 60 años se observa un desarrollo cada vez más rápido de tecnología en informática y computacional, que ha venido reemplazando a las personas en diferentes trabajos. Esta realidad global podría afectar principalmente a las grandes potencias mundiales, las cuales tienen una necesidad mayor de automatización para sus materias y para su producción, por lo que deben ser más eficientes tanto en una percepción nacional como mundial, lo que lleva a que los sistemas automatizados tomen posición en algunos empleos por ser más baratos que el trabajador promedio o incluso por la superioridad cognitiva de estos sistemas, pero esto no es ajeno a nuestro país, donde las ventajas y riesgos de la automatización son una posibilidad real, como se puede ver en estadísticas de organismos como la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) en donde se aprecia que más de la mitad de los empleos en Chile pueden desaparecer con la automatización (53%) y desprender de esta que un 31% de los empleos tienen el riesgo de perderse para siempre, o incluso se puede denotar en un estudio de la Consultora McKinsey, que indica que en cifras no porcentuales, que 3,2 millones de empleos pueden ser sustituidos por sistemas automatizados en los próximos 20-40 años, esto daría a las empresas un ahorro significativo; US$9 mil millones en retail, US$6 mil millones en industrias, por tanto significaría que los sistemas automatizados son más económicos que un trabajador humano, lo que daría origen a la ocupación de trabajos repetitivos, de manejar datos y especializados por parte de las maquinas, lo que conllevaría a una desaparición de la actual clase media (ya que los trabajos con tales características pertenecen a esta clase social) como también una polarización en cuanto a los empleos, por una parte los trabajos conllevados por una nueva clase social denominada por el economista británico Guy Standing como precariado, los cuales son de bajos sueldos, pero que se llevan a cabo por habilidades blandas y, por otra parte los trabajos que necesiten una formación universitaria (lo cual no es accesible para todos) con un salario mayor, de manera que esto nos lleva al campo educativo en donde los jóvenes aprenden a través de un sistema que está hecho para una realidad industrial y no una post-industrial, de tal forma que están enseñando y formando para profesiones que probablemente dejen de existir en el futuro, ya que serían manejados por herramientas tecnológicas, porque el sistema actual educativo se basa en todo lo que una maquina puede ser mejor (Manejar datos, repetición) pero no se basa en las capacidades del ser humano o habilidades blandas, por esta razón se debería llevar a esto, a no ser una competencia de gran amplitud con las maquinas por nuestro sistema educacional, si no, a aprender a ser ayudados por maquinas, pero a la vez utilizando muestras habilidades únicas en cuanto al ser humano, para llegar a superar nuestras barreras y optimizar lo que logramos compitiendo con las maquinas, esto no quiere decir que se dejen de lado las habilidades cognitivas, puesto que son la base para un profesional, pero además está el gran problema de que hay una parte de trabajadores los cuales no están capacitados para sus respectivos trabajos, esto significaría un gran problema en caso de la automatización, puesto que al no estar capacitados aumentaría la probabilidad de que estos quedaran desempleados, como también de que estos no encuentren un empleo nuevo rápidamente, y eso generaría una mayor carga social para el Estado, debido que la gente en estas condiciones pediría ayuda subsidiaria, lo que ocasionaría una distorsión en el sistema comercial al disminuir el poder adquisitivo de la gente, por ello una menor posibilidad de consumo. Igualmente una automatización no regulada puede llevar a un desempleo masivo por el cambio tan repentino y brusco, a pesar de que el fenómeno de la automatización se ve lejano, es una realidad que está presente en nuestro día a día con las cajas automáticas de los supermercados y con los cajeros automáticos de los bancos, hay que tomar en cuenta que si no estamos preparados para esta gran revolución de la automatización, hay una gran posibilidad de riesgo.

Nuestro proyecto de ley quiere apaciguar los riesgos de la automatización mediante algunas propuestas de soluciones: Primero, impulsar la capacitación de los trabajadores de todas las clases, ya que según estudios como el de la consultora holandesa Randstat (estudio Workmonitor) Chile es el segundo país con mayor porcentaje de empleados no capacitados para sus empleos (41%) o como se muestra en la investigación del diario Publimetro(¿Cuánto, cómo y en qué capacitan las empresas a sus trabajadores?: dinámicas de la inversión privada en capacitación), el estudio toma los resultados de la Encuesta Longitudinal de Empresas en Chile, la cual consideró las consultas de más de 10 rubros, el resultado fue de que sólo el 4,6% de los trabajadores de empresas privadas en Chile recibe capacitación, esto puede dar como consecuencia el bajo ranking en cuanto a la productividad en comparación de los otros miembros de la OCDE, como indica los Estudios Económicos de la OCDE Chile, en donde se ve que este ocupa el onceavo lugar (11°) en el ranking de productividad (pag.4) de tal manera que en un escenario de automatización, como ya se había mencionado antes, la gente no capacitada sería fácilmente reemplazada por sistemas automatizados, así perdiéndose capital humano, aumentando el desempleo y disminuyendo el consumo, de forma que se debería capacitar más a los trabajadores a manejar sistemas automatizados, para que las empresas junto con los funcionarios puedan adaptarse de manera positiva al ingreso de la automatización. Segundo: Orientar la educación de los niños y jóvenes para desarrollar habilidades blandas y la adaptación a las maquinas, porque según muestra en su libro Graham Brown-Martin (Learning {Re}imagined) nuestras escuelas fueron diseñadas para producir la fuerza de trabajo requerida por las fábricas del siglo XIX, por lo tanto se debería orientar la educación a las demandas probables del siglo XXI y siguientes, por lo cual World Economic Forum hizo un estudio llamado The Future of Jobs Report en donde examinan las habilidades que piden más de 900 trabajos, y las 5 que más están creciendo son: comprender las reacciones y emociones de los demás, resolver problemas que no hayan ocurrido antes, creatividad, capacidad de complementarse con otros que piensen distinto y el pensamiento crítico, en donde el estudio dice que el top 3 en 2020 estará compuesto por: creatividad, pensamiento crítico y resolver problemas que no hayan ocurrido antes, hay escuelas en donde algunas de las habilidades como estas son desarrolladas con más importancia que en las tradicionales, como la Essa academy en Bolton, en donde a cada alumno se le da un iPad, en donde crean proyectos, comparten material con sus maestros y entre ellos, pueden comunicarse con sus maestros para hacer preguntas sobre su tarea. Al reducir sus tareas de rutina, este sistema permite a los maestros brindarles ayuda individual a los niños o incluso sistemas como Mantle of the Expert en donde alientan a los alumnos a formar grupos de investigación o resolver tareas imaginarias (distintas profesiones) también como el sistema Quest to Learn en donde aprenden a través de juegos. Por lo tanto, se debería hacer un enfoque educativo en el cual se aprovechen las habilidades blandas, a par de las cognitivas, así formando profesionales los cuales se pueden adaptar más fácilmente a la automatización, junto con que los jóvenes y niños tengan una aproximación en las escuelas a la tecnología, tercero: fomentar la creación de nuevos empleos. Tomando en cuenta las necesidades que habrá en el futuro, la creación de nuevos empleos será fundamental, ya que algunos de los trabajos tradicionales ya no existirán y se necesitarán profesionales para otras áreas. Por estas razones se le solicita al Presidente de la Republica que los Ministerios de Educación y Trabajo, se integren para hacer frente al fenómeno de la automatización:
1° Capacitando a los empleados.
2° Modificando el currículo escolar
3° Fomentando la creación de nuevos empleos
Tomando el caso en que este proyecto sea aceptado, causaría que los trabajadores estuvieran capacitados a trabajar con máquinas, así denegando la perdida de capital humano para hacer un trabajo de cooperación humano-maquina, haciendo que la productividad del país crezca, como también baje el porcentaje de desempleados, en parte la educación ayudaría a que los estudiantes tomen nuevas direcciones en nuevos trabajos, los cuales son creados a partir del fomento por parte del Estado, todo esto logrando un crecimiento económico y provocando que la gente elija un trabajo decente.