Colegio Jose Manuel Balmaceda -LA SERENA - Región de Coquimbo
Título iniciativa: Modificación a la ley 19532 Art. 2 del Ministerio de Educación por las horas pedagógicas.


En Chile, debido a la ley 19532 promulgada en el año 1992, se implementó la jornada escolar completa, donde se esperaba mejorar la calidad educativa, pero, citando a Juan Pablo Valenzuela del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) los que se han realizado dan cuenta que ésta tuvo un efecto más bien reducido en los aprendizajes vinculados al puntaje Simce, que equivalen a unos dos puntos en lenguaje y matemáticas, este aumento de horas no considera el trabajo de los profesores fuera del aula, además de que éstos, debido a la falta de tiempo, planifican las clases en sus casas y no es remunerado.
La modificación de esta ley beneficiará tanto a estudiantes como docentes.
Por lo anterior expuesto, se puede llegar a la conclusión del que esta reforma no mejoró la educación, de hecho, debido a la extensa jornada, los escolares se distancian de sus familias, esto puede conllevar al uso de drogas, estrés y al suicidio. Lo que planeamos es reducir las horas pedagógicas, sin reducir las horas de trabajo de las y los profesores, dándoles el espacio para que puedan planear sus clases.
Diversos estudios han certificado el que un menor tiempo en el aula resulta más beneficioso, tenemos por ejemplo, que en Finlandia, uno de los países que posee la mejor educación, la jornada escolar consta de entre 25 a 30 horas semanales, donde se está en clases en promedio 6 horas al día, aunque algunos estudiantes se quedan a realizar actividades extracurriculares. Otro ejemplo es Singapur, allí a los profesores les dan 37 horas de trabajo, donde sólo unas 10 a 12 son de docencia, pues así, planifican mejor las clases y realizan una constante investigación metodológica.
Mientras que aquellos países dan espacio a los y las profesionales de preparación, Chile, según la OCDE en 2017, es uno de los países donde los docentes tienen más horas lectivas, con aproximadamente 1000 horas al año, mientras que la media es de 600. Lo que hace que este país sea uno donde los profesores pasan más tiempo en el aula, si a esto se le agrega que se les paga un 40% menos que a los directores, y el que tienen que enseñar a aproximadamente 30 niños en cada sala (este número nos hace el país donde hay más niños en cada aula según la OCDE), debido a todo esto, los y las profesoras, tienen mucho material que revisar y planificar, pero la ley actual chilena no les cede un espacio para hacerlo, por lo cual deben realizar esta labor en sus hogares.
Con la modificación que planteamos, buscamos lograr un cambio en la educación chilena, en donde tanto estudiantes como docentes tengan tiempo de descanso, para que así los y las profesionales puedan pasar tiempo en sus casas, y así también los y las escolares puedan crear nuevos intereses, y realizar de manera más eficiente las actividades requeridas por el establecimiento educativo. Con esto, se mejoraría la calidad de la educación, y mejorarían los y las profesionales de las distintas áreas del país. Además de que bajaría el nivel de estrés en la adolescencia, y con esto, a futuro, mejoraremos nuestra calidad de vida, y seríamos mejores ciudadanos.

La ley actual promulga que el mínimo de horas de trabajo son; en educación básica, de 38 horas semanales, y en educación media, de 42 horas semanales. Lo que modificaríamos sería el que se redujeran las horas pedagógicas a;

En educación básica, 30 horas de trabajo semanales mínimo.
En educación media, 32 horas de trabajo semanales mínimo.

Con la opción de optar por academias extracurriculares para que así, a los y las apoderadas, no se les dificulte retirar a su pupilo o pupila.
Manteniendo las 38 y 42 horas semanales respectivas para el trabajo de los profesionales de planificación y revisión de material, con el objetivo de que sus sueldos no bajasen, y el que no trabajen, los y las docentes, en sus hogares.
Debido a lo anterior expuesto, en la ley 19532, artículo segundo del ministerio de educación, modifíquese donde está escrito:
a) Un mínimo de 38 horas semanales de trabajo
escolar para la educación general básica de 3º a 8º
años, y de 42 horas para la educación media
humanístico-científica y técnico-profesional.
Para tal efecto, las horas de trabajo escolar serán
de 45 minutos;
Cambiando 38 horas semanales a 30 horas semanales, y 42 horas a 32 horas. Agregando después de técnico-profesional y antes de Para tal efecto, un texto que especifica las horas no lectivas de los y las docentes, diciendo así:
A las y los profesionales que trabajen dentro del aula, se le otorgarán un mínimo de 38 horas para docentes de básica, y 42 horas para los profesionales en educación media, en total de trabajo, para así, las horas en los que los y las estudiantes no se encuentren en aula, los y las docentes puedan planificar las clases.
Esto con el objetivo de mantener el actual sueldo de los y las profesoras, y de mejorar la educación gratuita chilena.

FUENTES:
https://www.leychile.cl/Navegar?idNorma=76753

http://www.uchile.cl/noticias/141241/los-impactos-de-la-jec-a-20-anos-de-su-implementacion

https://www.unir.net/educacion/revista/noticias/charlas-para-la-reflexion-educativa-singapur/549201724304/

https://centroestudios.mineduc.cl/wp-content/uploads/sites/100/2018/09/EAG2018-Chile.pdf