Colegio Corazon De Maria -ANTOFAGASTA - Región de Antofagasta
Título iniciativa: Mentis Salutem.


Ley salud mental de los estudiantes mediante la creación de un Organismo Público.
Actualmente, alrededor de un millón de personas muere por suicidio cada año en el mundo. Un cuarto de estas muertes es en menores de 25 años. La OMS estima que, en el año 2020, morirá un millón y medio de personas por suicidio en el mundo, por lo cual esto va aumentando drásticamente.
En Chile, las autoridades poco hablan de las enfermedades mentales, siendo que el 23% de la población tiene un trastorno mental evidenciable, pero solo el 20% tiene acceso a un tratamiento formal. Chile es el sexto país con una alta tasa de suicidios dentro de todos los países del mundo. Se registró un suicidio cada cinco horas, mientras que la Encuesta Nacional de salud (ENS) 2016-2017 reveló que un 2.2% de los jóvenes entre 18 y 25 años han pensado seriamente en el suicidio como una opción. En el rango de 25 a 34 años, la cifra sube a 3,6%. A pesar de esto, en el último tiempo esto ha ido tomando relevancia entre la sociedad, pero, como se nombró anteriormente, no en las autoridades. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), Chile es uno de los países con los niveles de depresión más altos de América del Sur, donde el 5% de la población del país vive con depresión. La ENS, que valora la sintomatología depresiva, subió la cifra a 6.2%. Es decir, 1,089.588 de los chilenos han batallado con la depresión durante el último año.
Sin embargo, las cifras van aumentando en lo que es el año 2018-2019, el Centro de conflicto y cohesión social de la Universidad de Chile señalo que un 18,3% de los habitantes del país presenta síntomas de depresión. A pesar de que el gobierno haya implementado un Programa Nacional de Prevención de Suicidio (PNPS) que incluía la implementación de planes regionales, enseñanza del tema a profesionales de salud, programas preventivos en las escuelas y una mayor cobertura médica, esto no es suficiente para la población.
Las causas por suicidios de los jóvenes de nuestro país van variando, dependiendo de cada situación personal, no obstante, estos van aumentando por el agobio académico, lo cual pone a la educación chilena como un factor importante dentro de la depresión en nuestra sociedad.
La salud mental y los objetivos educativos están estrechamente relacionados. Cuando los y las estudiantes gozan de una adecuada salud mental son capaces de desplegar al máximo sus potencialidades y desarrollarse de manera integral; por el contrario, la presencia de problemas y trastornos de salud mental pueden afectan profundamente todas las áreas de desarrollo de un niño, una niña o un adolescente, impactando directamente en su capacidad de aprendizaje y en su adaptación escolar. La realidad de nuestro país nos indica que un 22,5% de niños, niñas y adolescentes chilenos tienen algún tipo de trastorno de salud mental, lo que implica que un número importante de estudiantes chilenos, no pueden aprovechar al máximo la experiencia escolar. El modelo educativo y planes de estudios, pasan a ser un agente estresor para los estudiantes interfiriendo de forma negativa en su desarrollo intelectual y moral.
En este último tiempo, ha habido diversas protestas realizadas por estudiantes universitarios para manifestar descontento por el exceso de carga académica, abriendo discusión en la agenda del país sobre los problemas de salud mental. La Primera Encuesta Nacional de Salud Mental Universitaria de Chile -auspiciada por Conicyt- contempló a 600 estudiantes de la universidad católica de Temuco, de Concepción y Tarapacá. El sondeo arrojó que el 44% de los estudiantes ha tenido que recurrir a ayuda psicológica profesional, el 33% aseguró que acudió a terapia y el 11% afirmó que está en tratamiento. A la vez un 46% de los estudiantes aseguró que tiene síntomas depresivos y muestras de ansiedad, un 54% sufre estrés y un 30% presenta los tres problemas a la vez.
Con todos estos antecedentes, nos percatamos que hay dos factores que influyen en la situación de agobio escolar; la primera es la excesiva cantidad de horas que se pasa en el aula (JEC); y la segunda es la poca importancia que se le da a la salud mental.
Nuestras proyecciones con esta creación y modificación de ley son: disminuir la tasa de suicidio en Chile, entregando herramientas que ayudarán a los estudiantes para enfrentar los periodos de estrés, recaídas en la depresión y episodios de ansiedad causadas por un agobio escolar, partiendo y desarrollando habilidades desde la educación prebásica, así durante su desarrollo escolar, tendrán las capacidades de poder enfrentar estas problemáticas que pueden ser temporales o agudas. Se desarrollará de forma adecuada la educación de los alumnos lo cual esto va a inhibir las tendencias a la depresión y sus consecuencias. Esto causará principalmente una buena salud mental dentro de los estudiantes, permitiendo su formación intelectual, teniendo un rendimiento equilibrado dentro de la sociedad.


Título: Ley salud mental de los estudiantes mediante la creación de un Organismo Público.
Esta iniciativa debe ser presentada por el presidente de la república, según el artículo 65 de la constitución, a través de un mensaje presidencial, ya que este proyecto considera la necesidad de fondos públicos para la implementación de este nuevo servicio del estado.
TÍTULO I
Definición
Artículo 1°. - Se entiende por trastorno mental a una alteración de tipo emocional, cognitivo y/o comportamiento, en que quedan afectados procesos psicológicos básicos como la emoción, la motivación, la cognición, la conciencia, la conducta, la percepción y el aprendizaje. Lo que dificulta a la persona a su adaptación al entorno cultural y social en el que vive.
TÍTULO II
Objetivo
Artículo 2°. – La presente ley protege el bienestar mental de los estudiantes del territorio nacional mediante la creación de una Organización Pública solo para pacientes que cursen escolaridad, sea prebásica, básica, media y universitaria. Sin importar al plan de salud al que pertenezcan.
Dicha Organización Pública llamada Salud Mental de los estudiantes (SEMEES) velará por un tratamiento a trastornos ansiosos, como el agobio académico, la depresión, estrés y/o las consecuencias de estos trastornos respetando el Título I, Art. 1° de la ley Número 20.584.
TÍTULO III.
Derechos y deberes
Artículo 3°. – Todo estudiante que presente un trastorno en la salud mental tiene derecho a recibir atención digna en la Organización Pública SEMEES para obtener un tratamiento e información adecuada.
Artículo 4°. - La Organización Pública SEMEES debe mantener un contacto constante con el equipo interdisciplinario de los establecimientos para recibir los casos que requieran intervención de carácter urgente. Asimismo, es deber del equipo interdisciplinario de los establecimientos orientar a estudiantes, apoderados y funcionarios para enfrentar diversos trastornos y realizar los seguimientos a los casos atendidos por SEMEES.
Artículo 5°. - La Organización Pública SEMEES tiene el deber y facultad de enviar los procedimientos que requiere el estudiante tratado para que el establecimiento siga estas indicaciones.
Artículo 6°. – La organización Pública SEMEES debe presentar capacitaciones semestrales al equipo interdisciplinario de los establecimientos para mantener actualizadas estrategias preventivas contra trastornos mentales y que los puedan emplear con los estudiantes.
TÍTULO IV
Artículo 7°. - Modificase el artículo 1° de la ley 19.532:
a) Reducción de jornadas escolares ya sea para básica, segundo ciclo y educación media.
b) Métodos de evaluación ya sea para educación superior, media y básica. La cual cumple con el objetivo de maximizar la libre creatividad de los estudiantes, escogiendo los métodos de poder ser evaluados a la hora de dar un rendimiento.