Instituto Obispo Silva Lezaeta -CALAMA - Región de Antofagasta
Título iniciativa: Reforestación de bosques naturales y artificiales.


Instituto Obispo Silva Lezaeta -Calama- Región de Antofagasta.
Título de la Iniciativa: Reforestación de bosques naturales y artificiales.
Definición alternativa:
"Vivimos en la Tierra como si tuviéramos otra a la que ir" Terry Swearingen.
Según estudios del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (2010) La deforestación causa 18.12 por ciento de las emisiones de carbono del mundo, casi el total de las emisiones de CO2 del sector del transporte mundial. Nuestros bosques son el hogar del 80 por ciento de la biodiversidad terrestre. Sin embargo, los estamos perdiendo a un ritmo increíblemente alto. Cada año, más de 13 millones de hectáreas de bosques se pierden, un área aproximadamente al tamaño de Inglaterra.
En Chile, cada año durante la época estival, nos enteramos de que cientos de hectáreas han sido consumidas por el fuego, según datos publicados por la Corporación Nacional Forestal, en adelante Conaf, entre los años 2016 y 2017 se consumieron 547189 hectáreas de bosque. Situación alarmante, ya que el elemento humano y la sequía son los principales responsables.
La importancia de la reforestación es que es la principal acción para combatir el cambio climático; éste provoca un aumento de las temperaturas de la superficie de ríos y mares. Por este motivo el cambio climático acentuará los daños ambientales que los ecosistemas acuáticos ya están padeciendo.
El cambio climático afecta a todas las regiones del mundo. Los casquetes polares se están fundiendo y el nivel del mar está subiendo. En algunas regiones, los fenómenos meteorológicos extremos y las inundaciones son cada vez más frecuentes, y en otras se registran olas de calor y sequías.
Chile no está ajeno a esta situación, constantemente sufrimos de sequías; Según autoridades del Ministerio de Obras Públicas, en adelante MOP y la Dirección General de Aguas, el año 2018, había 76 comunas en condición de escasez hídrica. Además, nos afectan Inundaciones; este 2019, la región de Antofagasta y la de Arica y Parinacota fueron severamente afectadas por lluvias inusuales en la zona. Asimismo, la desertificación en nuestro país alcanza niveles preocupantes.
Es pertinente mencionar lo que ocurre en la región del Maule, más del 70% de las tierras, se encuentran afectadas por un grado de desertificación. Así lo advierte el agroclimatólogo, de la Universidad de Talca, Patricio González Corville. Todo se debe a la degradación de los suelos -un millón 400 mil hectáreas afectadas- por la acción del hombre y la naturaleza, como además a la erosión causada por las lluvias.
Tan categórica cifra, no es para quedarse en casa, por el contrario, se deben tomar acciones para evitar el avance del desierto que en Chile es de un metro por día, como promedio, sucumbiendo -hasta ahora- 48 millones de hectáreas nacionales, afectadas por este fenómeno.
Dentro de este cuadro, se encuentra el llamado secano costero, desde la Región de Valparaíso hasta el Maule, incluyendo la precordillera andina y otras áreas ya degradadas. Este paisaje no es nada de alentador, para las comunas de Curepto, Hualañé, Licantén, Pelarco, Empedrado y Chanco, en cuyos territorios, por decir lo menos, el grado de avance de la desertificación es muy grave.
Según un artículo escrito por Marcelo Moscoso Pantoja, Alejandra Martínez Kelley consultores ambientales, de Tarija, Bolivia y Abraham Núñez, escritor y columnista ambiental, Punto Fijo, Venezuela; Varios países se están tomando en serio la importancia de la reforestación, India, Etiopía y China son los países que más han reforestado sus tierras. México ocupa el primer lugar de Latinoamérica sus bosques gravemente afectados por la deforestación y el cambio climático son terrenos abonados para la fertilización.
En su categoría le sigue Brasil, auspiciado al ranking global por la selva amazónica la cual aún lucha por reponerse. Los estadistas sitúan entre estos primeros lugares a otras naciones importantes como Rusia, Estados Unidos y Canadá.
Israel también destaca gracias a sus excelentes movimientos conservacionistas y ambientales. Estas naciones, destacan por ser los que más han plantados durante los últimos cien años.


Propuesta legislativa.
El director de Conaf, José Manuel Rebolledo, aseguró a un medio de comunicación nacional, que actualmente no existe una legislación que asigne recursos para reforestar tras los incendios forestales, debido a lo expuesto, es que consideramos modificar el Decreto ley 701, ya que solo trata la reforestación en caso de tala, pero no considera ni establece obligación de reforestar en caso de incendios forestales.
Mensaje Presidencial: Modifica Decreto 701 que Fija régimen legal de los terrenos forestales o preferentemente aptos para la forestación y establece normas de fomento sobre la materia.
En virtud de los siguientes tratados multilaterales y bilaterales,que Chile ha suscrito.
-Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la Desertificación
-Protocolo de Kioto
-Tratados bilaterales que promueven el cuidado del Medio ambiente. Específicamente con Canadá y Estados Unidos.
Créase el Título VIII Sobre la Reforestación
Art. 1: Las personas jurídicas o naturales que sean dueñas de bosques, naturales o artificiales cuyos terrenos superen las 10 hectáreas, deberán contratar un seguro de carácter obligatorio que tendrá que cubrir los daños en caso de verse afectados por incendios forestales.
Art. 2: Desde que se declare la extinción del incendio, por parte de las autoridades competentes, ya sea; Conaf o Bomberos de Chile, las compañías aseguradoras tendrán un plazo de 6 meses para liberar los recursos, y los afectados tendrán el plazo de 1 año desde que se les entregue el dinero por parte de la aseguradora para reforestar los terrenos siniestrados.
Art. 3: En los terrenos siniestrados deberán plantarse las mismas especies de arbóreas y florales que fueron siniestradas.
Art. 4: La compañía aseguradora al momento de ser contratada, deberá realizar un catastro de las especies nativas y artificiales del bosque asegurado.
Art. 5: Las tierras siniestradas cuyo dueño sea Bienes Nacionales, deberán ser reforestadas con recursos de los Ministerios de Agricultura, Bienes Nacionales, sin perjuicio de recursos que emanen de la declaración de Estado de Excepción Constitucional.