Liceo People Help People -PANGUIPULLI - Región de Los Ríos
Título iniciativa: “Por una juventud mejor educada, talleres de educación cívica aplicada”


Para que una democracia se desarrolle en plena armonía, necesitamos ciudadanos que participen en forma colectiva, capaces de cuidar de sí mismos, de su comunidad además de formular y definir sus preferencias e intereses, entre otras cosas.


Nuestro mundo está plasmado de controversias y de libres expresiones. Estas últimas, muchas veces mal usadas; ya sea, por personas, organizaciones o grupos sin los conocimientos básicos tan esenciales como los derechos de un individuo en particular o incluso los derechos humanos, los cuales no son valorados por las personas, lo que tarde o temprano, termina en tergiversación de información. La problemática de las desinformaciones en los ámbitos sociales, políticos y medioambientales, por parte de las personas se ve incrementada  con la Reforma Curricular del año 1998, en la que se elimina el “entonces ramo de Educación Cívica” en los colegios, el cual abarcaba los puntos antes tocados.


Sin Educación Cívica, las personas, luego de esta Reforma, quedan desinformadas; ya que, esta materia no es entregada como debería, quedando dividida en sectores como lenguaje, historia y filosofía, y no como una sola asignatura aparte con su propia evaluación y por lo tanto, sin real validez en la educación formal.


A raíz de esto, estadísticas de la Organización Iberoamericana de la Juventud (OIJ), afirma que Chile es el país con la participación política juvenil más “baja de toda Iberoamérica y una de las más bajas del planeta”, el  67 % de los jóvenes no se identifican con un partido político y sólo un 7% de votantes son jóvenes[1].


De acuerdo a estadísticas anuales de las marchas estudiantiles que sucedieron en el año 2011 arrojan un promedio de 244.7 detenidos por mes y de 15.8 por cada una de las 108 marchas estudiantiles registradas en Santiago. Lo más fuerte de estas cifras no son la cantidad de detenidos sino quiénes son. Según las estadísticas oficiales, 949 de los 1713 detenidos eran menores de edad.[2]


La presencia de talleres de educación cívica en los liceos en nuestro país se hace indispensable a la hora de formar estudiantes informados y comprometidos con su realidad, que participen de forma activa en votaciones electorales, conozcan de política y tomen decisiones de forma responsable.


Nuestra moción busca que estos talleres deben incorporarse dentro de la Ley General de Educación (Ley 20370), la cual se inspira en principios, entre los cuales se encuentran: Calidad de la educación, promover la diversidad, la responsabilidad, participación, fomento del respeto al medio ambiente o sustentabilidad e interculturalidad. [3]


Estos talleres reforzarán y se aplicarán a los puntos ya establecidos anteriormente, pero ¿por qué un taller? Un taller es un espacio donde se realiza un trabajo manual, aplicándolo a nuestra idea, es que serán clases prácticas, porque eso haría diferencia entre una clase convencional y un contexto en el cual los jóvenes puedan explayarse con libertad, pero con formación cívica explícita.


La idea de talleres constituye un tiempo y espacio para la reflexión y la conceptualización como síntesis del pensar, el sentir y el hacer, un lugar para la participación y el aprendizaje. Gloria Mirebandt concibe un taller como “un lugar en donde se realicen actividades prácticas o intelectuales que tiene como objetivo la demostración práctica de las leyes, las ideas, las características y los principios que se estudian, la solución a las tareas con contenido productivo, por eso resulta una vía idónea para formar, desarrollar y perfeccionar hábitos, habilidades y capacidades que le permitan al alumno operar con el conocimiento y al transformar el objeto cambiarse así mismo”.[4]


La democracia habla de escuchar la voz de la mayoría, sin perturbar de forma negativa a la minoría que no está de acuerdo, pero así mismo nuestro proyecto de Talleres de Educación Cívica aplicada serían la forma más eficaz de atacar la desigualdad de niveles educativos en este tema, comenzando desde una temprana edad con formas prácticas como realización de debates, deliberaciones ficticias de los jóvenes con respecto a lo que es la política o temas como  las elecciones, o el saber simplemente por qué una marcha se está produciendo. Por estas razones, y en pos de una mejor educación para los jóvenes nuestra moción busca implementar taller de formación cívica.








[1] VI Encuesta Nacional de la Juventud; INJUV; 2010.



[2]  AOL noticias, http://noticias.aollatino.com/2011/10/20/chile-marchas-estudiantiles-detenidos/



[3] Ley General de Educación.



[4] Gloria Mirebandt. http://es.scribd.com/doc/94612519/Concepto-Taller-1.