Colegio San Luis de Alba -VALDIVIA - Región de los Ríos
Título iniciativa: “Proyecto de ley que incentiva la compra de automóviles ecológicos y reduce el uso de vehículos particulares convencionales en Chile"


http://sphotos.xx.fbcdn.net/hphotos-ash4/303409_370405176324221_835332343_n.jpg“Proyecto
de ley que incentiva la compra de automóviles ecológicos y reduce
el uso de vehículos particulares convencionales en Chile”…



 



 



                                                                                                                                                                                                    
Colegio San Luis de Alba, Comuna de Valdivia, XIV Región de Los Ríos -
2012



 



 



Chile necesita con
urgencia inclinarse por un desarrollo sustentable que busque un equilibrio
entre los avances de la modernidad y el resguardo del medio ambiente.
Hoy en día, uno de los principales problemas a nivel nacional, radica en
la contaminación atmosférica, particularmente, las que tienen como origen los
contaminantes producidos por los vehículos particulares convencionales, con los
consiguientes efectos en nuestras ciudades, en la salud y calidad de vida de la
ciudadanía.



 



Entre
los gases contaminantes emanados por los vehículos, se pueden mencionar el
monóxido de carbono, los óxidos de nitrógeno, los compuestos orgánicos
volátiles, el material particulado, entre otros (Fioritti, Horacio). Esta
situación, generalmente, se tiende a asociar a Santiago, pero según la OMS (2011),
Rancagua fue la ciudad chilena más contaminada con material particulado. La
mencionada organización sugiere que la cantidad máxima de material particulado
suspendido en el aire debiera ser de 10 microgramos por metro cúbico, sin
embargo, en Chile alcanza un promedio de 28.9 microgramos por metro cúbico, muy
por sobre lo sugerido por la OMS.



 



Dicho incremento, se justifica en el constante aumento
de vehículos que circulan diariamente. De acuerdo al reporte
“Parque de Vehículos en Circulación”, del INE (2011), el parque automotor del
país aumentó el 2009 en un 44% con respecto al 2001. La misma fuente indica
que, los vehículos particulares (autos, furgones, camionetas, motos), fueron
los que más “aportaron” a dicho aumento, implicando, disponer de 1,6
automóviles por cada 10 hbts., muy por sobre las 1,24 unidades de 5 años antes.



 



Estas
cifras

no hacen más que agudizar una problemática inserta en nuestra sociedad. Está
comprobado que entre las
consecuencias producidas
por la emanación de los gases anteriormente mencionados,se presentan desde, dolores
de cabeza, mareos, empeoramiento de la concentración y del rendimiento y el
irritamiento de las vías respiratorias; hasta cáncer al pulmón, enfermedades
cardíacas y pulmonares, dificultades en el desarrollo intelectual de los niños
y el dañoa la atmósfera (
Montenegro y
Palavecino, 2011)
.



 



Así
entonces, nuestra iniciativa de ley (mensaje), apunta a que Chile debe
decidirse a la brevedad por un desarrollo sustentable, con el fin de
“mitigar los efectos y/o impactos de los
contaminantes atmosféricos derivados de los vehículos particulares
convencionales con el fin de alcanzar un desarrollo sustentable para nuestras
ciudades y sus habitantes”.
Para que esto sea factible, resulta necesario
centrar la atención en medidas que promuevan, por un parte, el incentivo de la
compra de vehículos no convencionales (híbridos, fundamentalmente) y, por otro
lado, disminuir la circulación y sus consecuencias propiciadas por aquellos
vehículos que funcionan a base de combustibles fósiles (bencineros, petroleros,
etc.).



 



Teniendo esto como eje
central, las medidas y acciones concretas a legislar a través de este
mensaje (iniciativa presidencial)
- en un plazo de 5 a
10 años - tendrán relación con:



 



1.- Reducción
gradual de impuestos a la venta de vehículos no convencionales (híbridos y
eléctricos).
Esta medida permitirá una disminución de los precios de estos
vehículos, incentivando la llegada de empresas que ofrezcan estos tipos de
bienes, aumentando la demanda hacia los mismos y, por ende, reduciendo
considerablemente en el tiempo los efectos de los medios de transporte
particulares convencionales hacia la atmósfera.



 



2.-Aumento
paulatino de los impuestos a aquellos vehículos que funcionen sólo en base a
bencina, petróleo u otro combustible convencional.
Esto permitirá
desincentivar el uso y  compra de este
tipo de vehículos, posicionar en el mercado los vehículos no convencionales, y
además, generar una disminución significativa a largo plazo de la contaminación
atmosférica en las ciudades, logrando que el contaminar no sea algo fácil y que
no sea atractivo económicamente. Esta medida será aplicada sólo a los vehículos
convencionales que rindan menos de 15 kilómetros
por litro.



 



El aumento de los
impuestos de los vehículos convencionales irán a la par con la reducción de
éstos en los ecológicos, al punto que cuando el impuesto de los híbridos y
eléctricos sean nulos, los convencionales ya habrán llegado a la carga máxima
de impuestos.



 



“…Solamente un millón de
habitantes en Chile



respira un aire que
objetivamente es bueno…”



(Marcelo Mena, Centro
para la
Sustentabilidad UNAB
)